Santander espera que El Gordo mantenga la «buena racha»

Pablo Ayerbe Caselles


Santander, (EFE).- Los loteros de la capital de Cantabria buscan que este jueves «El Gordo» de la Navidad redondee la «buena racha» que está teniendo Santander con premios en la Lotería Nacional y una primitiva que dejó 27 millones de euros en la ciudad.


Sin impacto por la subida de precios ni la inflación para un sorteo que es «otra película», los loteros esperan que el ticket medio y el consumo se incremente, después de unas semanas de buenas sensaciones en las ventas.


El dueño de la Administración de Lotería número 18 de Santander, Manuel Puente, reconoce a EFE el sector ha notado durante el año la subida del turismo, que ha dejado unas abultadas ventas en los meses de agosto y septiembre.


Y todo en un año en el que la Lotería ha repartido suerte también en el resto de Cantabria, comenzando con los 13 millones que cayeron en un bar de Treceño, pero especialmente en Santander, donde en los últimos meses han ido «cayendo» premios.


La Primitiva dejó a principios de diciembre un premio de cerca de 1,2 millones de euros y la Lotería Nacional, el primer premio, dotado con 600.000 euros, mientras que en septiembre «tocó» la Bonoloto en otro punto de venta de la capital cántabra.

Una racha que llegó a los 27 millones


Pero el mayor de estos premios lo selló el Estrella Dorada, un punto mixto de venta situado en el número 264 del paseo de General Dávila que el pasado 10 de noviembre repartió más de 27 millones de euros para un solo afortunado, que ganó la Primitiva.


«Hemos tenido días de grandes colas», confiesa a EFE Mónica González, empleada de este quiosco en el que el trabajo «ha subido bastante» en el último mes.


Al punto de venta, habitual de los vecinos del barrio, se han acercado por superstición habitantes de todo Santander, buscando la «suerte» de este pequeño quiosco, que en apenas cuatro años ha repartido la Bonoloto, la primitiva, y un millón del Euromillón.


«Solo nos queda dar el Gordo de Navidad», apunta la responsable del quiosco, quien confía que el empuje de las ventas haga que «caiga algún premio», que promete, «va a estar repartido».


Esta subida de las ventas y la «ilusión» por la cercanía de los premios ha llevado también al optimismo a la administración número 7, situada en el paseo Pereda, donde se han vendido «300 o 400 series más», comenta el dueño, Jesús Ruiz.

Sí al 13, temor al 0


Aunque en este punto de venta huyen de explicaciones a los comportamientos de los compradores, comparten manías curiosas como las peticiones de números que acaben del 11 al 19, los que acaban en 13, 5 ó 7 y el temor al 0.


Con este panorama de buenas ventas y buena suerte, la capital de Cantabria enfrenta un sorteo de Lotería que volverá también a la normalidad plena tras una rifa marcada por la pandemia en 2020 y la protesta de loteros de 2021 para pedir «comisiones justas», que mantuvo cerradas ocho de cada diez administraciones.