Una reflexión sobre la pérdida para preguntarnos quiénes somos

Pablo Ayerbe Caselles.


Santander (EFE).- Desde una mirada atenta a lo cotidiano, el poeta campurriano Daniel Guerra propone en su nuevo poemario, «Una luz ida», una reflexión sobre el miedo a la pérdida y a la muerte, invitando a los lectores a preguntarse sobre sí mismos.

«Es un poemario con dudas, incertidumbres, miedo y soledad», explica en una entrevista con EFE Guerra, quien asegura que durante el proceso de creación ha tratado de compartir las preguntas «muchas sin respuesta» que le asaltan en el día a día.

En el poemario, que se ha presentado este viernes en la biblioteca pública Sánchez Díaz de Reinosa, el autor ha querido reflejar sus inseguridades y miedos, como el dolor de las «futuras ausencias».

Una mirada a lo cotidiano

El resultado es una serie de poemas reflexivos y nostálgicos, algunos de los cuales, Guerra confiesa que «no leería jamás en público» por ser demasiado íntimos, como uno relativo a su madre.

Guerra defiende en el poemario una reflexión «de lo cotidiano», desde una conversación en un bar hasta sus alumnos de la escuela de adultos, a los que enseña historia. «Lo que más me gusta es sentarme, observar, leer y escribir y reflexionar sobre lo que veo», apunta.

Sobre esta base de reflexión sobre los miedos el poeta invita a «buscar la luz» y de ahí el título del poemario, que sirve como homenaje a un verso del escritor sevillano Luis Cernuda. «Hay que buscar la luz porque la luz se va», indica.

Y lo hace a través de la poesía, que reivindica como medio para «pensar las cosas cotidianas» y «observar», aunque no la ve como un arte que interese a la población en general.