Acusada de matar a su recién nacido: «No era consciente de haber dado a luz»

Albacete (EFE).- La mujer que está siendo juzgada en la Audiencia Provincial de Albacete acusada de haber matado a su bebé recién nacido en el almacén del bar de Albacete donde trabajaba ha dicho este martes en el juicio que «no era consciente de que había dado a luz a un niño».

En su declaración durante el juicio con jurado popular que arrancó este lunes, la acusado ha apuntado que solamente fue «consciente» de haber tenido un niño «cuando mi abogado vino a la prisión y me enseñó la foto».

Ha asegurado que «no sabía que estaba embarazada» porque pensó que había abortado en los meses iniciales del embarazo al tomar unas pastillas que tenía «desde mucho antes» en su casa porque se las cambió a otra mujer por un gramo de cocaína.

Al respecto, ha apuntado que «pasaba droga» para pagarse su «vicio» ya que era «consumidora habitual de cannabis y cocaína».

La mujer ha dicho que ella pensaba que lo que le pasaba «para sangrar tanto» era «que se me había reventado un bulto que tenía, un grano» y que «en ningún momento vi salir un niño, y mucho menos vivo».

También ha explicado en el juicio que vio que se le salían «las tripas» y como una bola «con pelo, como un erizo, de colores», pero que «no tenía» cabeza con forma de bebé ni recuerda haber cortado nada para desprenderse de las «tripas».

Ha reconocido que dejó el cubo «con lo que había salido» en las cajas donde dejaban la basura en el almacén y pidió a dos amigos que estaban en el bar en ese momento que limpiaran los baños «pero porque no quería que mi jefa tuviera que limpiarlo al ver cómo había quedado».

La acusada ha indicado que a los técnicos de la ambulancia también les dijo que lo que le había pasado era por el «grano que me había reventado» y que no les comentó lo de que «se me habían salido las tripas».

Una vez en el hospital, la ginecóloga de Urgencias «me dijo que la dilatación era de haber dado a luz, qué dónde estaba el niño», a lo cual «le dije que no había ningún niño» porque «no lo había visto» y «no sabía que estaba embarazada», según ha dicho la mujer en el juicio.

Cuando llegó la Policía Nacional, ante la alerta de la ginecóloga, para preguntarle por el bebé, ha señalado que «no daba crédito a lo que estaba escuchando, no pensé que las tripas y la bola de pelo fuera éso».

«No les dije dónde estaba el niño porque no era consciente de que había dado a luz un niño», ha insistido al tiempo que ha precisado que «lo que salió ni se movió ni hizo ningún acto de vida. En ningún momento pensé que había dado a luz».

La acusada ha expuesto que pensaba «que me moría porque me estaba desangrando» y ha dicho que aquel día (10 de octubre de 2020) había tomado cannabis y cocaína. 

La fiscalía pide prisión permanente revisable y la defensa solicita 13 meses de multa por un delito de aborto. EFE