C-La Mancha no contempla que el Gobierno apruebe diferente a Consejo del Agua

Toledo, 19 dic (EFE).- El Gobierno de Castilla-La Mancha no contempla que el Gobierno central apruebe algo diferente a lo que se aprobó en el Consejo Nacional del Agua sobre el trasvase Tajo-Segura el pasado 29 de noviembre, y cree que aguantará «la presión» de los regantes de Levante.

Así lo ha indicado a los periodistas la portavoz del Gobierno autonómico, Blanca Fernández, quien ha señalado que Castilla-La Mancha ya contemplaba que en Levante se iban a movilizar porque «se lleva 40 años dependiendo del Tajo-Segura, que es agua muy barata».

Ha explicado que existen otras alternativas a tener agua en Levante pero esas alternativas no están amortizadas como sí lo está «un trasvase franquista», que hace que el agua que llega sea «muy barata», que es «el fondo de la cuestión», ha precisado.

Fernández ha dicho que el empleo y la agricultura en Levante no tiene «no tiene por qué verse mermada, de ninguna manera, si se utilizan inteligentemente otras alternativas» y ha agregado que el Gobierno de Castilla-La Mancha «nunca ha pretendido perjudicar a ningún otro territorio» pero respecto al trasvase defiende el interés general, el derecho que tiene Castilla-La Mancha a gestionar sus propios recursos hídricos y la calidad ambiental del Tajo.

«La presión se iba a producir, éramos conscientes, pero estamos convenidos de que el Gobierno va a aguantar la presión porque, además, hay sentencias del Tribunal Supremo que dicen que tiene que haber caudal ecológico. Y estaríamos hablando de incumplimiento de sentencias». ha manifestado.

La portavoz regional ha asegurado que «no contemplamos que el gobierno vaya a hacer algo distinto a lo que se aprobó en el Consejo Nacional del Agua» y ha apuntado que, en todo caso, estarán «muy atentos» y si se aprueba algo distinto la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha acudirá a los tribunales para pedir que se ejecuten las sentencias del Tribunal Supremo.