La agente que mató a sus hijas en Quintanar pertenecía a un equipo de violencia género

Toledo (EFE).- La guardia civil que mató a sus hijas de 9 y 11 años y después se suicidó en Quintanar del Rey (Cuenca) formaba parte de un equipo de violencia de género del instituto armado, ha indicado este viernes el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca.

A preguntas de los periodistas, Tirraseca ha confirmado que la agente integraba uno de los equipos de la Guardia Civil que están constituidos en la región para la violencia de género, en este caso en la Compañía de Motilla del Palancar (Cuenca).

Tierraseca no ha querido dar más datos del suceso, ya ha señalado que los trabajos los está llevando la jueza encargada del caso y además hay secreto de sumario, y ha añadido: «Por lo tanto, toda la investigación está en manos de la autoridad judicial, estamos a disposición de lo que mandate la juez, pero no puedo dar información adicional a la que ya se conoce públicamente».

Si ha confirmado que la agente tenía servicio, que no acudió a la hora establecida con su compañero de patrulla, por lo que ante su ausencia fueron a buscarla a su casa en el acuartelamiento de Quintanar del Rey «y allí se encontraron con los hechos», y aunque no ha detallado si se llegaron a oír disparos si ha reiterado que fueron sus propios compañeros quienes descubrieron lo que había ocurrido.

Tampoco tiene el dato de que hubiera en marcha algún proceso de traslado de la agente, ni si éste iba a ser a Algeciras (Cádiz) de dónde era natural la guardia civil, que tenía 42 años.

Por otra parte, preguntado sobre las evaluaciones del estado psicológico de los integrantes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Tierraseca ha comentado: «Cualquier hecho dramático de esta naturaleza en los cuales se producen muertes, y no solo de la propia persona sino de descendientes, nos tiene que llevar a reflexionar sobre las condiciones psicológicas sobre todo de integrantes de cuerpos y unidades que portan armas».

«La vigilancia siempre es poca», ha enfatizado el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, que ha subrayado que «es muy importante el control de las armas», y ha recordado que hay un protocolo establecido, tanto en la Guardia Civil como en la Policía Nacional, «para que ese trabajo que realizan con arma de fuego reglamentaria sea lo más estricto posible».

Y ha añadido: «Lo es, y los protocolos intentan avanzar en que el control sea mayor y no se haga un mal uso del armamento puesto a disposición para su labor», pero ha admitido que «en todo caso, siempre es bueno mejorar y poder profundizar, sobre todo porque llevar un arma complementaria siempre comporta un riesgo», y es necesario evitar en el futuro sucesos como el que ha ocurrido en Quintanar del Rey.

El delegado del Gobierno ha declinado dar datos sobre donde van a ser enterradas las víctimas, porque según ha dicho: “No me compete en absoluto, es una cuestión civil, y la juez es la que tiene que autorizar todas las acciones que se realicen con respecto a las tres personas fallecidas». EFE