La I Guerra Mundial: Un cambio radical en la situación de mujeres

Toledo, (EFE).- La escritora e investigadora feminista Oliva Blanco Corujo analiza la Primera Guerra Mundial desde la perspectiva de la mujer y afirma que se dio un «cambio radical» de la situación de éstas en el mundo, como queda reflejado en el modelo que se impone.

En «muy poco tiempo» se pasó del tipo ‘chica Gibson’, una mujer voluptuosa y muy femenina, a las ‘flappers’, esas jóvenes modernas, de pelo corto, que fumaban y bebían.

Almud ediciones de Castilla-La Mancha acaba de publicar el tercer volumen de la trilogía ‘Mujeres en la Primera Guerra Mundial’, coordinado por Blanco Corujo, que aporta una visión feminista de la ‘Gran Guerra’ con la participación de expertas en cada ámbito.

Una exposición de carteles propagandísticos de la ‘Gran Guerra’ que hubo en 2016 en el Museo del Ejército (Toledo), un ciclo en La Casa Encendida de Madrid en 2019, coordinado por Laura Freixas y Oliva Blanco, y una jornadas organizadas por la Universidad de Alicante a finales de 2019 han sido el origen de cada uno de los volúmenes de esta trilogía.

Las mujeres, las últimas en dar su interpretación sobre la guerra

En una entrevista con EFE, la también profesora Oliva Blanco ha explicado que sobre la Primera Guerra Mundial se han dado muchas interpretaciones «y las últimas que hemos llegado a este sistema interpretativo hemos sido, como siempre, nosotras».

En su caso, se ha interesado, sobre todo, por la imagen que se da de las mujeres, y ha establecido una comparación entre la representación del sexo femenino en los carteles y en las fotografías llevando a cabo las mismas actividades.

«Tenemos la visión general de que las guerras se ganan en los campos de batalla, pero en realidad se ganan en la retaguardia. Y esa retaguardia abarca todos los aspectos de la vida, desde el trabajo en las fábricas, en los hospitales o en la administración», ha señalado Blanco.

Así, ha subrayado que la experiencia demuestra que «durante las guerras las mujeres se hacen cargo de aquellas ocupaciones que en tiempos de paz han sido llevadas a cabo por hombres».

La ‘Gran Guerra’ fue el primer conflicto total en la historia contemporánea que se llevó a cabo no solo en las trincheras sino entre la población civil y en todos los ámbitos, y tuvo unas consecuencias terribles con casi 20 millones de muertos, casi la mitad de ellos civiles.

Los carteles idealizaron a las mujeres desde una perspectiva masculina

Los carteles fueron un medio de propaganda barato y muy popular, y de ahí su gran éxito y eficacia; en ellos se ve a la mujer idealizada desde el punto de vista masculino.

Y es precisamente esa idealización la que no se ve en las fotografías que se conservan de la contienda, que reflejan «lo que hay» de forma «mucho más directa» y menos sometida a la ideología.

«Después de la Primera Guerra Mundial, la situación de la mujer ya no será la que había sido anteriormente. Aunque se podría matizar, yo creo que esa guerra significó un cambio radical de la situación de la mujer en el mundo», ha apuntado.

Hay un matiz a tener en cuenta: la mayoría de los carteles de la ‘Gran Guerra’ que hay en museos e instituciones de todo el mundo son norteamericanos, debido, entre otros factores, a que Estados Unidos ganó esta guerra: «Muy pocos carteles son alemanes porque Alemania pierde la guerra y quien pierde la guerra suele perder el derecho a la memoria, y su cartelería o fue destruida o no se ha encontrado», ha agregado Oliva Blanco.

El cambio de situación de la mujer en el mundo a partir de aquella contienda se ve en «lo que podemos llamar modelos de mujer».

El tipo que hay antes de la ‘Gran Guerra’ y que aparece reflejado en carteles es la ‘chica Gibson’, una mujer voluptuosa, con curvas, moño bajo y muy femenina, indica esta investigadora.

Pero ya en los últimos años se fue imponiendo «lo que conocemos como ‘chicas flappers’, que son el modelo icónico de la joven moderna, de pelo corto, que baila charlestón, que fuma y bebe y viste un tipo especial de moda», y todo esto ocurre «en muy corto espacio de tiempo».

«Estamos en una época de reajuste de estereotipos»

«Sobre el momento actual del feminismo, esta investigadora subraya que «estamos en una nueva época de reajuste de estereotipos», en la que «se confunden conceptos que hasta ahora no se habían confundido como son el sexo y el género».

Frente a los cambios de modelos femeninos que hubo en la Primera Guerra Mundial, «ahora tenemos un cambio impuesto por el patriarcado que pretende ser más radical en el sentido de que el modelo femenino que se está proponiendo es la absorción por parte de algunos hombres de lo que se ha entendido por feminidad».

Lidia Yanel