La huelga del calzado tiene un seguimiento del 90 % en Castilla-La Mancha

Toledo (EFE).- La huelga del calzado ha tenido un seguimiento de en torno al 90 % en las empresas de Castilla-La Mancha del sector, según ha indicado Comisiones Obreras, que ha celebrado el «éxito» del paro, convocado para pedir un aumento de salarios que evite la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores.

El secretario general de CCOO-Industrias de Castilla-La Mancha, Ángel León, ha valorado en Fuensalida (Toledo) el seguimiento que ha tenido el paro en las empresas del sector en la región, que ha cifrado en el 90 % de los empleados, lo que a su juicio pone de manifiesto que «la gente entendido que tenía que parar si quería, de alguna manera, avanzar en derechos y en condiciones laborales».

La convocatoria ha tenido un seguimiento casi total en la zona de Almansa (Albacete), donde los 3.000 trabajadores del sector de la comarca han seguido en un 99 % la jornada de paro, según han indicado CCOO y UGT, que han hecho hincapié en el seguimiento de la huelga, así como la asistencia a la concentración y a la manifestación que ha recorrido la localidad, en la que han indicado que ha participado unas 1.000 personas.

En Fuensalida también ha habido una concentración frente a las instalaciones de la empresa Pablosky, a la que ha asistido Ángel León, quien ha considerado en un archivo sonoro remitido por CCOO que «no tiene ninguna justificación la actitud de la patronal, porque hay otros sectores del conjunto del país que si que están atendiendo las reivindicaciones del sindicato».

En el caso del calzado, CCOO apuesta es garantizar que los trabajadores y trabajadoras, no pierdan poder adquisitivo, ha apuntado León, que ha recordado que en Castilla-La Mancha el convenio colectivo afecta a unas 1.500 personas en la zona de Fuensalida y a unas 3.000 personas, por lo que es un sector importante para la región.

Asimismo, ha comentado que parece que la patronal va a tener ese viernes una reunión «para intentar hacer una valoración de lo que ha ocurrido hoy con esta paralización», y le ha pedido que cambie sus planteamientos.

El secretario regional de CCOO-Industria ha reclamado a la patronal «que deje a un lado el planteamiento de garantizar solo dos puntos de la inflación, mientras que nosotros lo que estamos planteando es que en el cómputo de la vigencia del convenio colectivo se garantice el porcentaje mínimo que nosotros estamos reclamando en la mesa de convenio colectivo».

«Estamos defendiendo que un sector como el del calzado tiene que apostar por la competitividad, por la innovación, por el desarrollo de los productos y lo que no pueden hacer es competir con los bajos salarios, mileuristas, que tienen el conjunto de trabajadores y trabajadoras del sector», ha añadido.

Y ha abogado por que «ante la alta inflación, las empresas, después de los beneficios que están teniendo, después de recibir las ayudas que les está dando el Gobierno, sean corresponsables con las plantillas y atiendan las reivindicaciones de los trabajadores».

«Ese es el elemento principal que nos trae hoy aquí», ha reiterado León, aunque en las reivindicaciones de los convocantes de la huelga figuran otras cuestiones como la reducción de jornada de trabajo o los permisos retribuidos.

En este sentido, y a preguntas de los periodistas, el secretario regional de CCOO-Industria ha explicado que la última propuesta que ha hecho la patronal pasa por un 4 por ciento de subida salarial para 2022, con carácter retroactivo desde junio, de otro 4 por ciento para 2023, un 2,5 por ciento para 2024 y un 2 por ciento para 2025.

La propuesta patronal solo da «una garantía exclusivamente de dos puntos, cuando nosotros estamos diciendo que se garantice al menos un porcentaje de toda la inflación que tiene la suma de los cuatro años», ha añadido.

Además, ha señalado que el del sector del calzado es el convenio colectivo con los salarios más bajos y la jornada de trabajo más alta de todo el país reducción de jornada de trabajo, por lo que el objetivo principal es que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo. EFE