Castilla-La Mancha y Baleares piden en Bruselas más apoyo a las regiones con «desventajas»

Bruselas (EFE).- Castilla-La Mancha y Baleares pidieron este jueves en el Comité Europeo de las Regiones (CdR), celebrado en Bruselas, más apoyo con políticas específicas para regiones como las suyas que, según dicen, viven situaciones de «desventaja» por la baja población, en el caso castellano-manchego, y la insularidad, en el balear.

«Hay islas no rodeadas por mar. Islas rodeadas por tierra, que son islas demográficas con poca población. A veces, incluso, dentro de los mismos departamentos», apuntó el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, en el pleno del CdR.

Por esta razón, apostó por, a la hora de implementar políticas, crear zonas «por debajo de las unidades administrativas clásicas», a fin de que «la medicina que se aplique sea eficaz» y particular.

En este pleno, las autoridades locales y regionales de los Veintisiete aprobaron un dictamen que advierte a Bruselas de que la cohesión social está «en riesgo» si las políticas de la Unión Europea (UE) «descuidan» a los territorios más desfavorecidos.

«Un baño de realismo» a las estrategias europeas

Según Page, el texto aprobado supone un «baño de realismo a las grandes estrategias europeas»: el redactado del dictamen pide a la UE que aumente sus esfuerzos para dar una «atención particular» a las islas y a las regiones rurales con baja densidad de población.

Por esta razón, en declaraciones a EFE tras el pleno, el vicepresidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, reivindicó los fondos de Cohesión, pagados por Bruselas para corregir los desequilibrios territoriales entre los Veintisiete, como un instrumento «clave» para su comunidad.

Según Guijarro, reformar el actual sistema de financiación autonómico, en manos del Estado, es otra gran reivindicación de Castilla-La Mancha: «La financiación de los servicios públicos en estas zonas (rurales) es mucho más cara que en las zonas urbanas, y entendemos que eso debe contemplarse», aseveró.

Por su parte, el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, que también es miembro del Comité de las Regiones, argumentó que los fondos de cohesión han ayudado a situar las regiones de España «al nivel de las del resto de Europa».

«Sin esos fondos, hay muchas comunidades autónomas, como la Región de Murcia, que no habríamos podido crecer tanto en los últimos 20 años», aseveró en declaraciones a EFE.

Con todo, el representante de Baleares en el pleno del Comité de las Regiones manifestó sus «esperanzas» en que durante la próxima presidencia española del Consejo Europeo, en el segundo semestre de 2023, la UE reconozca la insularidad como un factor a tener en cuenta a la hora de elaborar políticas comunitarias.

«La UE solo será completamente fiel a sus valores cuando se asegure que no deja ningún territorio atrás», aseveró el director general de Relaciones Exteriores del Govern balear, Antoni Vicens.

Según él, «no hay nada más injusto que tratar igual a aquellos que son diferentes» y defendió la creación de una Agenda Insular a nivel comunitario para garantizar que este tipo de regiones pueden ser consultadas en los procesos legislativos de la UE.