Castilla-La Mancha despide un otoño muy cálido y con escasas precipitaciones

Albacete (EFE).- Castilla-La Mancha despide este miércoles un otoño muy cálido, con una temperatura media de 16,5 grados centígrados, 2,2 grados por encima de la media de los últimos 30 años, con escasas precipitaciones y el registro de temperaturas mínimas de récords en las capitales de Albacete y Toledo.

Así lo ha destacado en rueda de prensa el delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Castilla-La Mancha, Marcelino Rojo, que ha dado a conocer el balance climatológico de este otoño, acompañado por el delegado del Gobierno en la región, Francisco Tierraseca.

Rojo ha significado que el otoño ha sido “el más cálido” junto al de 1983 de la serie histórica que se mide desde 1961 y ha subrayado los 22,7 grados de media que han registrado las temperaturas máximas suponen una anomalía de 2,3 grados por encima del promedio.

Las temperaturas mínimas medias, registradas en 10,2 grados, son dos grados superiores a lo normal.

Villarrobledo rozó los 40 grados el 11 de septiembre

Por meses, el delegado territorial de la Aemet ha resaltado los casi 40 grados que registró Villarrobledo (Albacete) el día 11 de septiembre o los 27 grados de mínima que anotó Sigüenza (Guadalajara) ese mismo mes.

Octubre fue el mes más cálido de la serie histórica, periodo en el que también se batieron récords en las capitales de Albacete y Toledo, que registraron temperaturas mínimas de 18,8 y 20 grados, respectivamente.

“Noviembre ha sido el mes más cálido del siglo XXI”, ha continuado Marcelino Rojo, que ha calificado de “irregular” que esta estación otoñal haya consignado numerosos avisos de la Aemet por altas temperaturas.

Las precipitaciones, un 37 % inferior a la media

Respecto a las precipitaciones, la Agencia Estatal de Meteorología ha registrado una media de 92,3 litros por metro cuadrado durante el otoño de Castilla-La Mancha, lo que representa, ha dicho Marcelino Rojo, un 37% menos del valor medio y demuestra “que el trimestre climatológico ha sido seco”.

Por periodos y municipios, Rojo ha destacado el récord de precipitaciones máximas en 10 minutos que anotó la Base Aérea de los Llanos de Albacete el 25 de septiembre, con 13 litros por metro cuadrado.

Además, las lluvias recogidas en noviembre en las provincias de Toledo y Guadalajara, que fueron “normales” frente a la “sequía” de la zona este de la región.

En este sentido, ha matizado que las últimas lluvias de la primera quincena del mes de diciembre han sido “bastante intensas”, de manera que en Toledo se llegaron a recoger 41,8 litros por metro cuadrado, “la máxima cantidad recogida en un día de diciembre”.

Con todo, ha afirmado que aunque estas precipitaciones han aliviado la sequía en Castilla-La Mancha, “todavía tiene llover más”, ha concluido.