Un viaje a la infancia y por el cine de terror a través de 20.000 Playmobil

Cabañas de la Sagra (Toledo), (EFE).- Una pasión y un fin solidario. La combinación de estos dos factores ha dado como resultado una exposición con 20.000 figuras de Playmobil en Cabañas de La Sagra (Toledo) que propone un viaje a la infancia y por el cine de terror tan presente estos días por la fiesta de Halloween.

Christian López, el hombre con más récord Guinness de España, y su pareja, Azucena Calderón, dos jóvenes de este municipio toledano, han transformado el local de un antiguo bar en un mundo Playmobil, con una enorme cantidad de figuras que recrean personajes míticos de películas de terror que conviven con otros también muy conocidos.

Playmobil convertidos en el temido Jason Voorhees de «Viernes 13», Jack Skeleton, Chucky, La Novia Cadáver, La Monja o Alien se pueden encontrar en los 12 dioramas de los que se compone la exposición.

También se encuentran otras figuras muy reconocibles como el Inspector Gadget, Michael Jackson, Astérix y Obélix, Eduardo Manostijeras, E.T. o los inquietantes miembros de El Juego del Calamar.

Desde diciembre del año pasado, casi un año, y con una media de tres horas diarias, Christian y Azucena han preparado con delicado mimo cada uno de los Playmobil que forman parte de esta muestra que invita a vivir un Halloween diferente y que permanecerá abierta todos los fines de semana de noviembre.

Ya el año pasado, estos dos jóvenes apasionados por estos juguetes y por el cine de terror montaron una primera exposición pero más reducida, con unas 3.000 piezas.

Pero este año han decidido ampliarla y renovarla incluyendo nuevos dioramas como el de los victorianos.

Del «barco pirata» a coleccionar 50.000 piezas de Playmobil

Desde que eran niños coleccionan Playmobil y, de hecho, el primer barco pirata que a Christian le regaló su abuelo tiene un lugar destacado en la muestra, junto a piezas difíciles de conseguir como el elefante blanco del circo, una de las más preciadas entre los coleccionistas de estos juguetes.

Desde que eran niños coleccionan Playmobil y, de hecho, el primer barco pirata que a Christian le regaló su abuelo tiene un lugar destacado en la muestra, junto a piezas difíciles de conseguir como el elefante blanco del circo, una de las más preciadas entre los coleccionistas de estos juguetes.

No obstante, los 20.000 Playmobil expuestos son solo una parte de la enorme colección que atesoran, que alcanza las 50.000 piezas, y que bien podría constituir un nuevo récord Guinness para la lista particular de Christian, que ya tiene 93 en su haber, aunque también comparte alguno con Azucena.

El año que viene se plantearán hacer una propuesta para que la exposición con mayor número de Playmobil del mundo pueda también entrar en el libro de los récord.

Para ello no cesarán en una labor a la que dedican muchas horas, ya que caracterizar cada uno de los Playmobil les lleva aproximadamente un mes, porque, según han relatado a EFE Christian y Azucena, primero tienen que buscar las piezas exactas y luego pintarlas a mano hasta que consiguen el acabado perfecto.

«Somos perfeccionistas», cuenta Christian, que para lograr esta exposición «única en el mundo», de figuras hechas a mano y que tienen «un proceso de elaboración muy importante detrás», en el que a través de pintura acrílica y masilla hacen que un Playmobil se parezca lo máximo posible a los personajes de ficción que quieren conseguir.

El fruto de tantos meses y horas de trabajo es esta exposición en la que se puede disfrutar de 12 dioramas a partir de una bienvenida a los visitantes a través del circo para pasar después a una zona más oscura de piratas fantasmagóricos, otra sala estrecha donde se encuentran personajes míticos de películas de terror y una principal donde termina la muestra y que mezcla Playmobil terroríficos con otras escenas que hacen las delicias de niños y adultos.

Los visitantes pueden jugar a localizar personajes

Además, los organizadores de la muestra implican a sus visitantes con un juego interactivo en el que les proponen buscar a los distintos personajes y colaborar con el fin benéfico que persiguen, ya que parte de la recaudación de las entradas irá destinada a la Fundación Juegaterapia de niños con cáncer.

Además, los organizadores de la muestra implican a sus visitantes con un juego interactivo en el que les proponen buscar a los distintos personajes y colaborar con el fin benéfico que persiguen, ya que parte de la recaudación de las entradas irá destinada a la Fundación Juegaterapia de niños con cáncer.

«Siempre que hacemos algo de este tipo, pensamos en algo solidario y es que qué mejor que poder hacer algo así que aúne nuestra pasión con la solidaridad», señala Christian.

Solo en dos días han pasado por esta exposición 600 personas entre escolares, familias con niños y visitantes de fuera del pueblo que se han interesado por esta muestra, una alternativa diferente para pasar un Halloween entretenido y divertido.

Silvia Bejarano