Los 9 meses del gobierno del PP y Vox en Castilla y León


Óscar R. Ventana | Valladolid (EFE).- Acaban de cumplirse nueve meses desde que PP y Vox iniciaron su primer gobierno autonómico de coalición en España, en una comunidad como Castilla y León que vive políticamente sobresaltada desde que hace una semana, cuando el vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo (Vox), anunció las medidas para prevenir abortos, aún en el aire tras ser corregido por el presidente, Alfonso Fernández Mañueco (PP).

Imagen de archivo del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (izq, reflejado en un cristal) , y el vicepresidente, Juan García-Gallardo (i). EFE/Nacho Gallego

Desde que el 11 de abril de 2022 Mañueco fue investido como presidente tras una negociación con Vox larga y apurada hasta el último minuto, han sido varios los momentos de tensión en el seno del Ejecutivo autonómico, aunque su culmen ha llegado esta semana, con los nueve meses de coalición recién cumplidos.Estos nueve puntos resumen algunos de los momentos clave de este tiempo:

1.- PRIMER ACUERDO. La coalición empezó con fuerza y en su primera reunión de Gobierno -21 de abril- aprobó lo que llamó Plan Anticrisis, dotado de 470 millones de euros. La ‘paternidad’ de las medidas era clara, del PP, ya que según reconoció el propio presidente, habían sido trabajadas en el periodo del Gobierno en funciones, pero Vox asumió «con naturalidad y cordialidad» su contenido.

2.- LEY DEL ABORTO. La primera referencia expresa de los socios de coalición a la interrupción voluntaria del embarazo -motivo de conflicto ahora- llegó el 19 de mayo, con motivo del anteproyecto de modificación de la Ley del Aborto presentado por el Gobierno central. «Cortina de humo» para el PP y motivo para hacerle «frente» en el caso de García-Gallardo (Vox).

3.- MATERNIDAD. Días después, en una comparecencia para presentar sus planes de legislatura -23 de mayo-, García-Gallardo defendió que Castilla y León debía ser «más que nunca, una región maternal», con políticas de natalidad inspiradas en Hungría y Polonia y contrarias a «la cultura de la muerte, con leyes de eutanasia y aborto libre», que observa en España. «Reivindico la figura de las mujeres, portadoras y dadoras de vida», dijo entonces.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), y el vicepresidente, Juan García Gallardo (i), durante la sesión plenaria celebrada este martes en las Cortes de Castilla y León, en Valladolid. EFE/ Nacho Gallego

4.- DISCAPACIDAD Y ABORTOS. Al día siguiente -24 de mayo-, ante el Pleno de las Cortes de Castilla y León, el vicepresidente acaparó de nuevo titulares al dirigirse a una procuradora socialista que tiene una discapacidad física «como si fuera una persona como todas las demás» y, a la vez, criticar la Ley del Aborto por permitir «triturar niños con discapacidad». Preguntado por estas palabras, Mañueco (PP) dijo que él únicamente respaldaba «al Gobierno de Castilla y León», y el portavoz de la Junta pidió «disculpas».

5.- MEMORIA HISTÓRICA. Con la llegada del verano, justo antes de acabar el curso político, PP y Vox salvaron in extremis uno de sus compromisos de legislatura, en este caso en materia de memoria histórica, aquel que decía que «antes del 30 de junio» ambos partidos iniciarían la tramitación de «una normativa en materia de concordia» que sirviera para derogar el actual Decreto autonómico de Memoria Histórica y Democrática. El hecho es que esa nueva normativa aún no ha visto la luz y persisten las diferencias entre el PP y Vox sobre cómo abordar esa materia.

6.- VIOLENCIA MACHISTA. Otro de los caballos de batalla entre PP y Vox a lo largo de estos nueve meses ha sido su diferente perspectiva sobre la violencia machista, que trataron de encauzar en el acuerdo de legislatura por la vía del concepto de «violencia intrafamiliar», con un borrador de una ley sobre esa materia en fase de consulta pública.
En este punto PP y Vox han aplicado la fórmula de que son dos partidos distintos con sensibilidades distintas, pero han tenido que lidiar incluso con minutos de silencio institucionales en los que se evidenciaban esas diferencias, concretadas en que el partido de García-Gallardo niega la propia existencia de la violencia machista.

7.- INSULTOS. Con la vuelta en septiembre y de los plenos en las Cortes de Castilla y León, la coalición afrontó otro de los incendios con trascendencia nacional a raíz del insulto pronunciado por García-Gallardo contra su antecesor en el cargo de vicepresidente, Francisco Igea (Cs). «Imbécil», le espetó desde su escaño. Tras esto, intercambio de reproches por los insultos en la sede parlamentaria.

8.- PRESUPUESTOS CON SOBRESALTO. La presentación del proyecto de ley de Presupuestos para 2023 fue un empujón para la confianza en el futuro de la coalición, dado que PP y Vox llegaron a un acuerdo rápido, sin apenas tensiones públicas y con una comparecencia conjunta de Mañueco y Garía-Gallardo en la que exhibieron la «unidad» de su Gobierno, con medidas económicas que comparten, como la bajada de impuestos y el aprovechamiento de los fondos europeos para trazar las cuentas más elevadas de la historia.
La alegría de PP y Vox por aprobar esas Cuentas para 2023 en el último Pleno del año se vio empañada sin embargo porque un error en la votación les llevó a aceptar las enmiendas del PSOE a la Ley de Medidas que acompaña a los presupuestos y, en medio de una gran bronca en las Cortes, tuvieron que votar en contra de esa norma y elaborar una nueva -aún en tramitación- con la que enmendar su fallo.

9.- NOVENO MES. Fue justo cuando se cumplían los nueve meses cuando se desencadenó la ‘tormenta’ actual, con el anuncio por parte de García-Gallardo de unas medidas para prevenir abortos que han levantado una polvareda de reacciones y que aún no se ha materializado en la anunciada orden de la Consejería de Sanidad sobre cómo atender a las mujeres embarazadas de la Comunidad.
La obligatoriedad o no para los médicos a la hora de ofrecer asistencia psicológica a las embarazadas, la puesta en marcha de un protocolo de «latido fetal» entre las semanas sexta y novena del embarazo y una ecografía 4D han marcado la última semana en Castilla y León y en España, con corrección incluida de Mañueco su vicepresidente: «No se obligará a nada a los médicos, no se obligará a nada a las mujeres».

Tras estos nueve meses largos, el debate gira ahora hacia el futuro y la viabilidad de este gobierno de coalición, que nació el 11 de abril de 2021 con la investidura de Mañueco, precisamente la persona de la que depende un hipotético adelanto electoral, como ya hizo a finales de 2020, en este caso con el aliciente de unirlas a las municipales y al resto de autonómicas previstas el 28 de mayo.EFE