Los astronautas leoneses hacen historia


París (EFE).- Pablo Álvarez Fernández y Sara García Alonso nacieron en la misma ciudad, León, con un solo año de diferencia. Pablo lo hizo en 1988 y Sara en 1989. Pasadas tres décadas, los dos españoles, él como astronauta titular y ella como suplente, han entrado en la historia de España.

Los dos treintañeros de León, una ciudad del norte de España que cuenta con unos 125.000 habitantes, figuraron en la nómina de 17 astronautas (5 titulares y 12 suplentes) anunciada hoy por la Agencia Espacial Europea (ESA) de entre 22.523 candidaturas recibidas de 25 países europeos.

El ingeniero aeronáutico Pablo Álvarez Fernández (León, 1988) fue seleccionado como uno de los nuevos astronautas de la Agencia Espacial Europea (ESA), y la investigadora Sara García Alonso (León, 1989) ha sido escogida astronauta suplente de la Agencia Espacial Europea (ESA) dentro del nuevo equipo de astronautas divulgado hoy.EFE/ESA/P. Sebirot

Los dos no se conocían, a pesar de haber frecuentado la misma universidad, tener casi la misma edad y haber estudiado primaria en escuelas cercanas. «Es una coincidencia que no esperábamos (ser dos nuevos astronautas de León). Nos hemos conocido durante el proceso de selección», declaró una sorprendida García a la prensa.

Álvarez, un ingeniero aeronáutico que habla polaco además de inglés y francés, se ha convertido en el tercer astronauta en la historia de España después de Michael López-Alegría (NASA) y Pedro Duque (ESA).

Escogido de entre 17.126 candidaturas masculinas, estudió el grado de ingeniero aeronáutico en la Universidad de León e hizo un máster en ingeniería aeroespacial en la Universidad Politécnica de Varsovia (Politechnika Warszawska) en 2011, donde aprendió polaco.

Entre 2011 y 2017, se empleó como ingeniero de estructuras de varios programas de aeronaves de Airbus, tanto en España como en Francia y el Reino Unido.

ExoMars Rover

Desde 2017 hasta 2020, entró en contacto más directo con el ámbito aeroespacial, al trabajar como arquitecto mecánico del programa ExoMars Rover, el astromóvil que busca explorar Marte los próximos años. Antes de su selección, era responsable de proyectos de Airbus en España.

«Siento que soy un europeo de corazón, he vivido en varios países europeos», dijo Álvarez, nada más ser nombrado como nuevo integrante de una prestigiosa promoción de astronautas de solo 5 miembros.

Fotografía cedida por la NASA que muestra el cohete «Atlas 5», cargado con la cápsula «Maven», al momento de su despegue hoy, lunes 18 de noviembre de 2013, en Cabo Cañaveral, Florida (EE.UU.). EFE/Bill Ingals/Cortesía NASA

Ahora comienza un duro entrenamiento para estar preparado para las drásticas condiciones del espacio que se prolongará durante un año. El leonés tendrá que sobrevivir a periodos de ayuno extremo, frío, humedad y a pesados trajes que superan los 100 kilos.

Submarinistas en aguas abiertas

Por su parte, García integra este cuerpo de élite como suplente de astronauta y no está vinculada laboralmente con la ESA, aunque su participación en misión es posible dependiendo de muchos factores, como un aumento de las misiones para los próximos años.

La leonesa estudió el grado y el máster de Biotecnología en la Universidad de León; realizó la tesis doctoral en el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca; y, desde 2019, trabaja como investigadora posdoctoral en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

El ingeniero aeronáutico Pablo Álvarez Fernández (León, 1988) y la investigadora Sara García Alonso (León, 1989). París.EFE/Rafael Cañas

Allí desarrolla su actividad en medicina de precisión liderando un proyecto de oncología experimental y descubrimiento de fármacos en el laboratorio de Mariano Barbacid.

Entre sus aficiones, destaca el submarinismo, del que tiene la certificación como submarinista en aguas abiertas. También practica la modalidad de lucha Krav Mag, el paracaidismo y el entrenamiento personal. EFE