Más camas hospitalarias y medidas preventivas ante el alza de la bronquiolitis


Valladolid (EFE).- La bronquiolitis tiene una «incidencia elevada» en Castilla y León aunque todos los hospitales tienen planes de contingencia para dar respuesta a los pacientes que puedan requerir de cuidados intensivos, con 28 camas más de momento en los hospitales de Salamanca, principalmente, León y Valladolid.

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Alejandro Vázquez, ha llamado a la tranquilidad ante el incremento de casos de bronquiolitis infantil, que se ha adelantado respecto a años anteriores.

Imágenes facilitadas por el Instituto Carlos III. EFE ***SOLO USO EDITORIAL***

Así lo ha explicado Vázquez en la inauguración de la I Jornada de Innovación en Salud en Castilla y León titulada ‘Innovación en el ámbito hospitalario como palanca de generación de valor’, que se ha celebrado este miércoles en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid.

«Efectivamente hay una incidencia elevada de bronquiolitis a la que no estamos acostumbrados debido a la evolución de la pandemia de la covid, pero esto no es nuevo en Castilla y León», ha asegurado, para incidir que todos los centros «tienen planes de contingencia para dar respuesta, si fuera necesario, servicio a los pacientes que requieran de cuidados intensivos».

Más problemas en Urgencias y Atención Primaria

El consejero también ha señalado que esta enfermedad no ha generado una repercusión asistencial demasiado alta, pero ha reconocido que sí ha supuesto un incremento de los servicios de Urgencias y de Atención Primaria.

También ha detallado que los planes de contingencia suponen adaptar los espacios y recursos del hospital en cada momento, como por ejemplo el aumento de camas de intensivo o reforzar el personal de urgencias que se dedica de urgencias pediátricas.

El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez , comparece en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León.EFE/Nacho Gallego

Vázquez ha apuntado que la situación no es homogénea en toda la Comunidad, ya que «en Valladolid es elevado con un nivel de urgencias importante» aunque el nivel hospitalario no es alto y no ha sido necesario realizar adaptaciones, mientras que en otras provincias es menor.

La Consejería de Sanidad ha cifrado en 28 camas más dedicadas a tratar esta enfermedad: una planta completa en Salamanca ,con 22 camas a mayores; cuatro más en León y dos camas más en el Hospital Clínico de Valladolid.

Sin embargo, estos recursos varían en función de la situación y las necesidades de cada centro hospitalario como en el Hospital de Burgos, donde los niños a partir de 14 años son trasladados a otras plantas o en el Hospital Universitario Río Hortega, donde se han reorganizado las camas.

Imagen de archivo de las puertas del Hospital Clínico de Salamanca. EFE/J.M.García

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, sostuvo este lunes desde Salamanca que todos los hospitales de la Comunidad cuentan con planes de contingencia para hacer frente a este brote anticipado de bronquiolitis y aseguró que el sistema sanitario público está capacitado para hacerle frente, al igual que hizo con la pandemia de la covid-19.

Solicitud de comparecencia

El exvicepresidente de la Junta y actual procurador de Cs en las Cortes, Francisco Igea, ha solicitado la «comparecencia urgente» ante la Comisión de Sanidad del Parlamento autonómico, esta misma semana, del consejero de Sanidad para explicar los planes de contingencia ante la bronquiolitis, con la finalidad de evitar la saturación de las zonas de hospitalización pediátrica.


Igea ha cuestionado que la Consejería de Sanidad tenga un plan para atajar esta situación y ha pedido urgencia en la aportación de información al respecto.


Lavado de manos y mascarillas


Las medidas de distancia social aprendidas durante la pandemia de la covid-19 también son aplicables para prevenir la bronquiolitis infantil derivada de un Virus Respiratorio Sincitial (VRS), cuyo aumento de la incidencia se ha adelantado respecto al año anterior.

Lo ha explicado este miércoles el jefe de Pediatría del Hospital Universitario Río Hortega (HURH) de Valladolid, Carlos Alcalde, en declaraciones a los medios de información realizadas en este centro sanitario.

«Las medidas de protección que tenemos son las que conocemos de estos últimos años: el lavado de manos, que quizá sea fundamental para evitar el contagio, y el uso de la mascarilla», ha afirmado.

El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez Ramos, inaugura la I Jornada de Innovación en Salud en Castilla y León: ‘Innovación en el ámbito hospitalario como palanca de generación de valor’ Hospital Universitario Río Hortega EFE/R.García

Alcalde ha incidido en la importancia de la higiene de manos, «fundamental» para estos casos, ya que este tipo de virus se extienden más por el contacto, y ha recomendado que los niños con hermanos en época lactante afectados por el VRS, que intenten «no acercarse a ellos y proteger a los más pequeños, sobre todo a los menores de 3 o 6 meses».

De hecho, ha señalado que el porcentaje de niños que necesitan ingresar es bajo pero ha reiterado que los niños más mayores pueden llevarse a casa este virus, lo genera una mayor incidencia acumulada en la población pediátrica.

Pese al aumento de los casos, el jefe de la unidad de Pediatría del hospital vallisoletano ha subrayado que este aumento de la incidencia es «la misma que la de todos los años» pero que ha llegado un poco antes, tal vez por tratarse «de niños menos inmunizados porque hemos tenido las mascarillas».

«Estamos viviendo actualmente el mismo pico que vivíamos en Valladolid en época navideña y se nos ha adelantado un mes, pero la situación es similar a otros años», ha asegurado, aunque ha cifrado el porcentaje de ocupación de camas por ingresos «en un 80 por ciento con una gravedad similar a otros años».

Ha sido un brote adelantado que les ha llevado a reforzar las guardias y los servicios de atención continuada, pero que «de momento se está viviendo una situación estable, aunque con mucho trabajo».

El Hospital Universitario Río Hortega, que no tiene UCI pediátrica sino unidad de intermedios, tiene una UCI más o menos llena con una ocupación «alta pero controlada» donde los niños que los suelen estar uno o dos días y salir.

Síntomas y tratamiento


Carlos Alcalde, ha recordado que los VRS son cuadros de infecciones víricas que generan dificultades respiratorias en lactantes y niños entre 3 y 6 meses, y ha identificado los síntomas como respiración agitada, que se le marquen al costilla al hacerlo o que deje de comer.


«Esos son los signos de alarma en los que habría que acudir al pediatra o urgencias, y cuando más pequeño sea el niño más urgentemente habría que consultar, sobre todo en menores de un mes por el riesgo de complicaciones», ha advertido.

Alcalde también ha señalado que el tratamiento de la bronquiolitis es de soporte, es decir que no hay ninguna medicación específica para curar la infección en sí, sino que en los centros médicos se ayuda a los niños a comer y a respirar mediante tratamientos sencillos como lavados nasales o suero.

A nivel hospitalario, a los pequeños pacientes se les aplican medidas para comer o respirar a través de ventilación mecánica no invasiva -mascarillas de oxígeno- y la intubación mecánica invasiva en los casos más graves, «que son los menos». EFE