De «pequeña broma» a lugar de culto para abulenses y visitantes en Navidad

Ávila (EFE).- Lo que en 2019 surgió como una «pequeña broma» por el retraso en la instalación de la iluminación y los adornos navideños de Ávila, se ha convertido en un lugar de culto para los abulenses y visitantes que a diario pasan por la céntrica plaza del Mercado Chico.


Se trata del que ha sido ‘bautizado’ como «El arbolito chico del Chico», que Óscar López, junto a unos familiares, decidió instalar a principios de la Navidad de 2019 en el corazón de la capital abulense, ante la ausencia de ambiente navideño en la ciudad, por el retraso en la adjudicación de los adornos típicos de la época.


Este feriante, cuya familia ha estado vinculada toda su vida a esta actividad, cogió uno de los pequeños arbolitos navideño de los que vende desde sus puestos de Navidad, instalados en la plaza del Mercado Chico y en la plaza Adolfo Suárez, y lo situó en el suelo, ante el Ayuntamiento de la capital.

Redes sociales


Una foto ‘subida’ a las redes sociales hizo el resto, ya que a partir de ese momento, lo que López asegura a Efe que surgió «como una broma», se ha convertido en un fenómeno social que atrae a muchos curiosos a diario.


Dueño de uno de los puestos de dulces y productos navideños «El Marquesito», Óscar López es el encargado de poner y retirar, a diario, el «arbolito del Chico», situado frente a su caseta, desde la que observa la cantidad de abulenses y visitantes que, cada vez en mayor número, se fotografían «en familia» o «entre amigos» junto a este diminuto árbol navideño.


La «broma», cargada de ironía, que hace tres años empujó a Óscar López a instalar este pequeño adorno en pleno corazón de la capital abulense, acapara las miradas de las cientos de personas que a diario pasan por allí, pese a tener como competencia un moderno y gran cono navideño que, casi pasa desapercibido, frente a la atención que acabara el «Arbolito chico del Chico».


Así lo han apodado sus impulsores, que cada día de diario lo instalan a partir de las 16.30 horas, al abrir el puesto, y lo retiran cuando lo cierran, en torno a las 21.30 horas, si bien en los días festivos el horario es de 10.00 a 21.30.

El feriante Óscar López posa junto al «Árbolito Chico del Chico», que desde el año 2019 pone cada Navidad en la plaza del Mercado Chico de Ávila. EFE/Raúl Sanchidrián


López recuerda el «disgusto» que se llevó uno de los días que no lo retiró de la plaza y, a la mañana siguiente, el arbolito había desaparecido, de ahí que cada jornada lo recoja para que no vuelva a suceder lo mismo.


Pese a la corta tradición de lo que nació «de la manera más tonta», Óscar López destaca el hecho de que días antes de que arranquen los preludios navideños ya le preguntan por la calle: «Este año ¿volverás a poner el arbolito no?».
Desde su primera instalación en 2019, han ido poniendo «cositas» que han mejorado su imagen, como «una estrellita, lucecitas y un pie» en el que puede leerse «El arbolito chico del Chico».


«Ahí se ha quedado y no habrá Navidad sin arbolito, está claro, ya que es una pieza indispensable en la Navidad abulense, en el Mercado Chico», ha concluido López, mientras vende productos navideños, al tiempo que observa desde su puesto el continuo trasiego de personas fotografiándose junto al árbol más pequeño, pero con más atractivo de las Navidades abulenses.EFE