Día de los mayores: «Soy mayor, soy como tú»


Madrid/Valladolid (EFE).- «Soy mayor, soy como tú» es una de las iniciativas lanzadas por las entidades sociales para conmemorar el 1 de octubre, Día Internacional de las personas mayores, y reclamar que se tenga en cuenta la visión, las ideas y las necesidades de la población con más edad, también en una Comunidad como Castilla y León, donde aproximadamente un cuarto de la población tiene más de 65 años.


La ONU designó esta celebración en 1990 para reconocer el valor de las personas de edad para la sociedad y la importante contribución que pueden aportar al proceso de desarrollo de sus comunidades.

Imagen de archivo de un mural en una calle de León. EFE/J.Casares


En España, una de cada 5 personas -el 19,6 %- tiene más de 65 años, aunque en 2050 se calcula que tendrán esa edad una de cada tres -el 31,4 %-.


La campaña «Soy mayor, soy como tú», difundida en redes sociales con las etiquetas #LoQueNosUne y #GeneracionesSostenibles, muestra cómo jóvenes y mayores no están tan lejos y tienen más cosas en común de lo que piensan.


Por ejemplo, la moda de modificar la ropa para darle una segunda vida, conocida entre las nuevas generaciones como «upcycling», es la práctica de los clásicos arreglos que hacían muchas madres especialmente en momentos complicados económicamente.


Los mayores quieren estar presentes en la construcción de un mundo más sostenible, reclama esta iniciativa conjunta por el 1 de octubre de la Fundación Grandes Amigos, Fundación Pilares para la autonomía personal, Envejecimiento en Red, HelpAge International España y Matia Fundazioa.

Comunidades más sostenibles e inclusivas


Alertan de que los mayores están siendo especialmente castigados por problemas en los que su experiencia sería clave para construir comunidades más sostenibles e inclusivas que beneficien a todo el mundo.


Piden opinar sobre el aislamiento social, el consumismo, el acceso a la vivienda, el diseño poco inclusivo del urbanismo, el abandono rural, la sostenibilidad de las pensiones o el sistema de cuidados y dependencia.


En relación con las políticas de desarrollo urbano, los mayores se ofrecen a aportar ideas sobre adaptación y la accesibilidad a la hora del diseño de los edificios; pero también de desarrollo rural, porque el envejecimiento cada vez se concentra más en los pequeños municipios rurales (1 de cada 4 personas en municipios de menos de 5.000 habitantes tiene más de 65 años y 3 de cada 10 en municipios de 1.000 habitantes supera los 80 años).

Imagen de archivo. Una mujer es visitada por una voluntaria de la ONG «»Corazón y Manos»» en Valladolid. EFE/ R. García


Desde la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma) reclaman a las administraciones cambios en el ámbito sanitario, económico y laboral para lograr un envejecimiento saludable y también una mayor participación en la sociedad.


En el «Documento de Posicionamiento Vida Activa y Saludable», los mayores plantean luchar contra el edadismo (discriminación por edad), trabajar por un envejecimiento saludable, prevenir la dependencia y crear un único calendario de vacunación que acabe con discriminaciones entre las distintas comunidades autónomas.


La Plataforma de Mayores y Pensionistas sigue con la batalla para conseguir que se les garantice por ley la atención personal en las entidades bancarias, empresas de servicios esenciales y administración, así como poder recibir atención telefónica no robótica.

Imagen de archivo. Julio participa en un proyecto piloto para combatir la soledad. EFE/ Mariam A. Montesinos


En una jornada celebrada esta semana en el Congreso de los Diputados, los mayores recordaron que muchos no saben lo que es un bizum o que no entienden los mensajes de las aplicaciones. Se calcula que unos 2,6 millones de mayores no saben utilizar las tecnologías, el 26 % del total.


Los mayores también han abierto el melón de las comidas en las residencias. Marea de Residencias, la Asociación por los Derechos de los Mayores y sus familiares (Ademaf) y varias plataformas de familiares, han conseguido el apoyo del Ministerio de Consumo para avanzar hacia una regulación de los menús, después de que Mariano Turégano, usuario de una residencia madrileña, levantara la mano y denunciara en un pleno municipal la alimentación «tan deleznable» y la escasez de personal del centro donde vive.


La pobreza alcanza al 66 % de los mayores atendidos por Cruz Roja. En la última radiografía de las personas que participan en programas de acompañamiento a mayores, la organización muestra cómo se han agravado problemas de soledad, dependencia o peor salud tras la pandemia.


La covid ha enclaustrado a las personas mayores y les ha restado la capacidad para tomar decisiones, viéndose obligadas a seguir las normas para su protección, pero sin su opinión en muchos casos. La mitad de los mayores apoyados por la organización viven solas. EFE

Edición web: Óscar R. Ventana