El alcalde de Zamora quiere jubilarse pero estará donde le ponga IU

Zamora (EFE).- El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha confesado que le gustaría jubilarse en mayo de este año, cuando cumple los 65 y puede hacerlo al tener 40 años de cotización a la Seguridad Social, y aunque no ha aclarado si repetirá o no como candidato a la Alcaldía, sí que ha afirmado que en la campaña y en las listas estará donde le ponga la asamblea de IU de Zamora.


Guarido ha señalado que la «inmensa mayoría de los afiliados» de su partido en Zamora quieren que sea de nuevo el cabeza de lista, «pero yo también soy limitado, tengo ya una edad de jubilación y me encantaría poderme jubilar en mayo, que es cuando el simulador del INSS me pone el aspa para jubilarme», ha declarado en una entrevista con la Agencia EFE.


El que es el único alcalde de IU en una capital de provincia española ha confirmado que, sea o no el número uno de la candidatura, sí que estará en la campaña electoral «en el puesto que me corresponda, es evidente» ya que su formación constituye un grupo pequeño, compacto y que lleva muchos años así, por lo que no van a «abandonar ahora».


«Si tengo que ir donde me ponga la asamblea, desde luego voy a ir y sí voy a estar en la campaña electoral, como he estado en las que han encabezado otros compañeros, en las generales, en las autonómicas, incluso en otras municipales», ha aseverado.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha confesado que le gustaría jubilarse en mayo de este año, cuando cumple los 65 y puede hacerlo al tener 40 años de cotización a la Seguridad Social, y aunque no ha aclarado si repetirá o no como candidato a la Alcaldía, sí que ha afirmado que en la campaña estará donde le ponga la asamblea de IU de Zamora. EFE/Mariam A. Montesinos


Ha ahondado en ello al agregar que él y sus compañeros tienen la responsabilidad como grupo de ir a las campañas y ayudarse unos a otros, «eso lo tengo muy claro como militante porque yo soy, sobre todo, incluso antes que alcalde, militante de Izquierda Unida», ha apostillado.


El alcalde de Zamora, que lleva dos legislaturas al frente del Consistorio zamorano, la última de ellas con mayoría absoluta, ha asegurado que tras ocho años con IU en el Gobierno municipal alguien tiene que continuar ese trabajo porque «no se pueden dejar las cosas cuando has hecho una labor importante y tampoco se debe traicionar a la gente que te votó en 2015 y 2019».


Aún así, ha abogado por hablar de «renovación» y de que otras personas puedan encabezar la candidatura de IU de Zamora porque está cansado y considera que hay concejales preparados para ello, aunque ha admitido que comprende que le estén «presionando» tanto gente de la calle como sus compañeros de Corporación y afiliados de IU para que continúe al frente del grupo.

Confluencia IU-Podemos

Sobre la confluencia de IU con Podemos, ha reconocido que en Zamora la «inmensa mayoría de los militantes» de Izquierda Unida en esa ciudad no eran partidarios de ella sino de mantener las siglas propias.
Por ello, ha valorado que la dirección federal del partido haya excluido expresamente a Zamora de esa confluencia de cara a las elecciones municipales de mayo.

Francisco Guarido ha hecho un balance positivo del último mandato y especialmente del año 2022, con una «gran licitación» de obras que van a tener continuidad con nuevas licitaciones este año, por lo que deja una «situación óptima» para la futura Corporación que salga tras las elecciones municipales.

Preguntado por el último censo de población, en el que Zamora baja de los 60.000 habitantes y es la capital de provincia española que más desciende porcentualmente en el último año, Guarido ha enmarcado la situación en el contexto de lo que sucede en toda la parte occidental de España, en Galicia, el oeste de Castilla y León y Extremadura.

Ha reconocido que el Gobierno municipal puede hacer cosas para paliar ese descenso poblacional, pero ha sostenido que las competencias que en esta materia tienen los ayuntamientos incluso las Comunidades Autónomas son «escasas».

«Esto es una competencia que se dirige mucho al Gobierno de España y sobre todo también a las instituciones europeas, ahí es donde nace la responsabilidad fuerte y contundente para evitar estas situaciones de despoblación que sufren algunos territorios», ha concluido. EFE