El Ayuntamiento de Ávila repara de urgencia el merlón desprendido de la muralla


Ávila (EFE).- El Ayuntamiento de Ávila acomete durante este fin de semana las obras de urgencias necesarias para reponer el merlón desprendido este pasado jueves de una de las almenas de la muralla medieval de Ávila, «un hecho insólito» por infrecuente según ha apuntado el alcalde, Jesús Manuel Sánchez Cabrera.


El merlón, cada uno de los bloques de piedra generalmente rectangular que delimita las almenas o huecos donde se hacía efectiva la defensa, cayó en la zona sureste de la muralla, sobre el paseo del Rastro, una de las zonas peatonales y turísticas más transitadas en la ciudad de Ávila.

Afectados otros dos merlones

Imagen del lugar que ocupaba el merlón desprendido junto al muro interior que cedió. EFE/Raúl Sanchidrián


Otros dos merlones, afectados también por el colapso de un muro de cerramiento que estaba apoyado en el adarve de la muralla por la parte interior, no llegaron a caer pero también serán consolidados como medida preventiva mediante unas obras de urgencia que acometerá el Ayuntamiento de Ávila con fondos propios.


El alcalde ha visitado la zona este viernes, acompañado por la arquitecta municipal, Cristina Sanchidrián, y la arqueóloga municipal, Rosa Ruiz Entrecanales.


El incidente ha sido comunicado al Ministerio de Cultura, propietario de este monumento y que, según Jesús Manuel Sánchez Cabrera, deberá hacerse cargo de los costes que suponga la intervención en esta parte del recinto amurallado.


La arqueóloga municipal ha explicado que la zona había sido revisada hace medio año «sin que nada pudiera decir que esto iba a pasar».


Tras lo sucedido, los bomberos de la ciudad han actuado en la zona, primero para acordonarla y esta mañana para evitar que se puedan producir nuevos desprendimientos.


Cristina Sanchidrián ha comentado que primero se ha trabajado en la recogida del material desprendido para la reconstrucción y después en otra almena que tenía «peligro de caída».


Igualmente, a primera hora de la mañana se ha procedido a vallar la zona del patio del Colegio Diocesano que limita con esta parte de la muralla por el interior, para evitar que los estudiantes puedan acercarse.


Según han explicado la arqueóloga y la arquitecta municipales, el muro que ha caído sobre los merlones, que «no es de la muralla», data de principios del siglo pasado y, como consecuencia de las humedades, el paso del tiempo y las filtraciones, «ha colapsado». EFE