El Consejo de Cuentas pide corregir el «mal sistema» de identificación de gastos covid


Valladolid (EFE).- El presidente del Consejo de Cuentas de Castilla y León, Mario Amilivia, ha alertado este lunes de que la Junta debe corregir el «mal sistema» de identificación de gastos e ingresos vinculados a la gestión de la pandemia en 2020, ya que esto puede confundir entre gastos coyunturales y estructurales en el futuro.


Durante su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda de las Cortes de Castilla y León, Amilivia ha zanjado así las demandas de explicaciones formuladas por los grupos parlamentarios sobre la gestión presupuestaria de la pandemia, con reproches cruzados entre portavoces de los partidos que sustentan al Gobierno central (PSOE y Unidas Podemos) y aquellos que lo hacen con el Gobierno autonómico (PP y Vox).

El presidente del Consejo de Cuentas de Castilla y León, Mario Amilivia , comparece en la Comisión de Economía y Hacienda de las Cortes.EFE/Nacho Gallego


Amilivia ha remarcado que la Junta únicamente imputó como gasto covid unos 600 millones de euros, lejos de las transferencias del Estado a la Comunidad autónoma en ese ejercicio para el denominado ‘fondo covid’, cifrados en unos 1.000 millones de euros, según ha explicado el representante del Consejo de Cuentas.


Para el compareciente, lo que ocurrió es que la Junta organizó un «mal sistema de identificación» de los gastos e ingresos con la finalidad de la covid «y no un exceso de dinero para la atención de la pandemia».


En este sentido, Amilivia ha incidido en que el problema radica en que no tener claro si un gasto es coyuntural asociado a la covid o si se trata de un gasto estructural, puede conllevar que en el futuro no se pueda determinar que ya no es necesario destinar esos recursos a algo que tenía su origen en la pandemia o viceversa.

El debate de los partidos


La portavoz del PP en esta comisión, Leticia García, ha defendido que «todos los indicadores» reflejados en el informe «son positivos y estamos mejorando en todo», mientras que ha criticado la «negligencia» del Gobierno central en el inicio de la pandemia y ha negado que los fondos transferidos cubrieran el «gasto real», ya que fueron «insuficientes».


Sobre el «mal sistema» aludido por el presidente del Consejo de Cuentas, García ha asegurado que los gastos «están identificados» en materias genéricas como Sanidad, Educación y Servicios Sociales.

Imagen de archivo.Varios ciudadanos hacen cola para vacunarse contra la covid-19 en el centro cultural Miguel Delibes de Valladolid. EFE/Nacho Gallego


No está de acuerdo con esa tesis la portavoz socialista Rosa Rubio, quien ha defendido que el informe refleja que el Gobierno central sí transfirió fondos suficientes para atender el incremento de gasto asociado a la pandemia, ya que los gastos aumentaron el 14% y los ingresos el 15%.


La representante del PSOE ha vinculado esta situación denunciada por el Consejo de Cuentas con la «falta de transparencia y opacidad» de la Junta respecto a la gestión de los fondos, en un procedimiento «tan burdo» que «da vergüenza», ya que «no son capaces de explicar en qué se lo han gastado».


Además, Rubio ha denunciado que la Junta «hizo caja con el dinero recibido» y en lugar de ayudar a quien lo necesitaba durante ese primer año de la pandemia gastaron dinero «en decir que ayudaban», en referencia a la publicidad institucional del Gobierno autonómico, para «hacer propaganda de sí mismos».


Por su parte, el representante de Vox Francisco Javier Carrera ha incidido en su preocupación por el incremento de la deuda asociado a la pandemia, ya que «afectará a los indicadores de solvencia» de la Comunidad autónoma, por lo que ha pedido un mayor control del gasto y «lógica» en la gestión de los recursos públicos, sin incurrir en el endeudamiento por motivos «ideológicos».


«La deuda de hoy son los impuestos de mañana», ha resumido Carrera, quien ha demandado en ese sentido «ahorrar y no despilfarrar».

Imagen de archivo. Personas pasean en Calle la Rúa en León. EFE/J.Casares


En el caso del portavoz de Unidas Podemos, Pablo Fernández, ha incidido en que el Gobierno central sí aportó recursos suficientes para afrontar las necesidades de la Comunidad, mientras que el procurador de UPL-Soria Ya José Ramón Alonso ha asumido las recomendaciones dadas por el Consejo de Cuentas, aunque ha pedido una segregación de los datos aportados por provincias.

El contenido del informe


El gasto público analizado por el Consejo de Cuentas de Castilla y León sobre el primer año de la pandemia de covid, 2020, depara que fueron 5.103 euros por habitante, en su mayor parte para atención sanitaria, pero también para cumplir con los compromisos de deuda pública y educación, mientras que los ingresos por habitante fueron de 5.027,05 euros, lo que representa un déficit de 76,27 euros.


En total hubo un gasto extraordinario asociado a la pandemia de 1.468 millones de euros, hasta alcanzar los 12.222 millones, el 14 por ciento más de lo previsto sin la enfermedad y sus consecuencias, mientras que los ingresos ascendieron el 15 por ciento (1.527 millones).


El análisis del Consejo de Cuentas incorpora un desglose del tipo de gasto por habitante en el que incurrió la Junta, con 1.278,73 euros por ciudadano para Atención Especializada, como principal partida, además de 593,41 euros para Atención Primaria, otros 529,71 euros para amortización de deuda pública, 415,44 euros para Educación Secundaria, FP, Especial, Artística e Idiomas, otros 383,88 euros para el Fondo de Garantía Agraria (FEAGA), 281,46 euros para Educación Primaria e Infantil, 167,11 euros para Universidades y 138,03 euros para Servicios Sociales e Integración.

En términos absolutos, el informe refleja que las políticas de Sanidad, con 4.751 millones, supusieron el mayor peso relativo (39 %) del gasto, con un incremento superior al resto, al sumar 1.046 millones con respecto a 2019.

A continuación, Educación (18%) con 2.256 millones y un incremento de 225; Agricultura y Ganadería (11%), con 1.313 millones, con 3,5 millones menos; mientras que la Deuda Pública también disminuyó en 7,8 millones, hasta a los 1.268, mientras que Servicios sociales (7%), con 871 millones, creció en 79 millones.

Imagen de archivo. Varias personas caminan con mascarillas por el centro de Valladolid. EFE/Nacho Gallego

En el apartado de ingresos liquidados y analizados por el Consejo de Cuentas durante la pandemia, ascendieron a los 911 millones de euros, con un 60 por ciento de incremento; mientras que el 99 por ciento de los mismos se correspondieron a transferencias corrientes de la Administración del Estado, con un grado de ejecución de estos recursos del 95 por ciento.

Recomendaciones: corregir desequilibrios


Amilivia ha subrayado que el sistema establecido por la Junta de Castilla y León para identificar los gastos derivados concretamente por la pandemia «ha tenido una capacidad limitada», lo que ha derivado en ausencia de conocimiento sobre las fuentes de financiación y afección sobre el gasto ocasionado por la pandemia.


Desde el punto de vista de liquidación del presupuesto, el presidente del Consejo ha afirmado que la Comunidad debería llevar a cabo actuaciones para que el margen de funcionamiento alcance niveles positivos.

En relación con la solvencia, Amilivia ha afirmado que sería aconsejable vigilar el indicador de endeudamiento general y los índices de inmovilización y firmeza, con el fin de garantizar mayor independencia frente a terceros, así como una mayor estabilidad patrimonial.

Además, ha añadido que la Comunidad debería realizar actuaciones para corregir el desequilibrio financiero a corto plazo existente, que ha generado un fondo de rotación o maniobra negativo en el periodo analizado, y también corregir la tendencia inadecuada del indicador de liquidez inmediata.

Amilivia ha llamado también a tener en cuenta que los gastos ocasionados por la pandemia son coyunturales y en buena medida no han de convertirse en gasto estructural, por lo que la Comunidad debe establecer un sistema específico en las partidas presupuestarias o fuentes de financiación para identificar los gastos e ingresos derivados de las medidas aplicadas como consecuencia de la covid en el ejercicio 2020, más allá de los textos de los documentos contables.

En relación con el análisis funcional de los programas y subprogramas de gasto y su impacto derivado de la covid, la Comunidad debería ejecutarlos siendo coherente con las modificaciones presupuestarias que aprueba, en el sentido de evitar la existencia de remanentes de crédito a final del ejercicio, especialmente en aquellos en los que su peso relativo es mayor y se encuentran afectados por la pandemia.

Otra de las recomendaciones, relacionada con la solvencia, indica que «sería aconsejable vigilar el indicador de endeudamiento general y los índices de inmovilización y firmeza, con el fin de garantizar mayor independencia frente a terceros, así como una mayor estabilidad patrimonial».EFE

Edición web: Óscar R. Ventana