El temporal causa un centenar de incidencias en Castilla y León



Zamora, 14 dic (EFE).- La borrasca Efraín ha causado en las últimas horas un centenar de incidencias en Castilla y León, la mitad en núcleos de población y el resto en vías de comunicación, pese a la tregua que han dado este miércoles por la mañana las precipitaciones, que está previsto que ganen en intensidad a partir de media tarde.


Pese a ello, según fuentes de Protección Civil de Castilla y León, no está previsto que ni este miércoles por la tarde ni el jueves se alcancen los niveles de pluviometría de la tarde del martes, cuando se registraron el mayor número de los incidentes comunicados al 1-1-2 relacionados con la lluvia, el desbordamiento de arroyos y la presencia de balsas de agua en la calzada.


La directora general de la Agencia de Protección Civil y Emergencias de Castilla y León, Irene Cortés, ha detallado a Efe que desde la tarde del martes hasta las 10.30 horas de este miércoles se habían contabilizado un total de 95 incidencias, de las que 47 se localizaban en núcleos de población.


La mayor abundancia de precipitaciones en el sur de la Comunidad Autónoma ha motivado que en Salamanca el 1-1-2 atendiese 17 incidencias en núcleos de población y en Ávila cuatro mientras que la fuerte lluvia caída el martes por la tarde también originó 15 incidentes en poblaciones de Valladolid y siete en Zamora.


Además, el aumento de caudales ha llevado este miércoles por la mañana a decretar la alerta por la crecida del río Eresma a su paso por Segovia y la alarma por el caudal del Riaza en la localidad segoviana de Languilla, según fuentes de la CHD, que han precisado que la tendencia del caudal era descendente en ambos ríos.

Situación de las carreteras


La carretera provincial SG-V-9111 a la altura de Grajera permaneció la última noche cortada al tráfico por el desbordamiento de un arroyo pero ya se ha restablecido la circulación mientras que en la capital segoviana el martes se llevaron a cabo medidas de prevención en el histórico edificio de la Real Casa de la Moneda, muy próximo al río, pero finalmente no ha habido desbordamientos y el nivel tiende a bajar.


La provincia de Salamanca es también una de las más afectadas por las fuertes precipitaciones, con un río Tormes que ha triplicado su caudal a su paso por la capital salmantina, donde registra su mayor nivel anual, de 2,13 metros, frente a 1,61 metros de la anterior máxima.


En esa provincia es llamativo y resulta un atractivo turístico el caso del Pozo de los Humos, en el parque natural Arribes del Duero, que lleva cuatro veces más agua que hace un año, mientras que la subida del río Tormes ha anegado el paseo fluvial de Puente del Congosto, el embalse de Santa Teresa está al límite de su capacidad y el río Cuerpo de Hombre se ha desbordado a su paso por Béjar.


Por su parte, en Zamora se han visto afectadas por las balsas de agua y la crecida de los ríos principalmente las vías de comunicación del sur de la provincia, de las comarcas de Sayago y La Guareña, aunque los problemas se han extendido igualmente al noroeste, en el límite con la provincia de Orense.


En la ciudad de Palencia las lluvias del martes inundaron el túnel subterráneo que conecta Jardinillos con la avenida de Santander, que quedó cortado al tráfico durante dos horas.


En Ávila, este miércoles al mediodía era necesario circular con precaución por cuatro tramos de la red autonómica de carreteras por presencia de balsas de agua en la calzada, lo que también ocurría en dos de León y nueve de otras provincias de la Comunidad.


Las lluvias han repercutivo en el llenado de los embalses y los gestionados por la Confederación Hidrográfica del Duero suman ya a 1.278 hectómetros cúbicos de agua, tras ganar 142 en la última semana y situarse de media al 44,5 % de su capacidad. EFE