Retiran la palabra al portavoz de Unidas Podemos por llamar fascista a Vox


Valladolid (EFE).- El presidente de las Cortes de Castilla y León, Carlos Pollán (Vox), ha retirado la palabra al portavoz de Unidas Podemos, Pablo Fernández, tras llamarle la atención en tres ocasiones por acusar al vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, de «proferir la ideología fascista».


La decisión de Pollán ha tenido lugar este miércoles en el pleno ordinario durante el debate de la PNL en la que se pedía la reprobación al vicepresidente, que se ha celebrado en la Cámara autonómica y que también ha encontrado el rechazo de la viceportavoz socialista, Patricia Gómez, y del procurador de Ciudadanos, Francisco Igea.


Se trata de un nuevo episodio en la escalada verbal que se vive en las Cortes después de que ayer la procuradora socialista Alicia Palomo llamara «fascista» al consejero de Industria y Empleo de Vox, Mariano Veganzones, y el presidente de las Cortes, Carlos Pollán (Vox), ordenara retirarlo del diario de sesiones tras la negativa de la procuradora.


Además, hace unas semanas el vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo (Vox), se refirió al PSOE como la «banda criminal» del señor Sánchez, en alusión al presidente del Gobierno de España.


En la sesión de hoy, Fernández ha comenzado su intervención diciendo que «usted encarna lo más abyecto de la política» y ha acusado a García-Gallardo de «profesar a diario la ideología fascista», lo que ha dado lugar a un rifirrafe entre Fernández, que explicaba que el «fascismo es una ideología», y el presidente de la Cámara que le llamaba a retirar el término sin éxito.


Después de tres amonestaciones, Pollán ha pedido al parlamentario de Podemos que abandone el estrado y le ha negado la palabra por alusiones, aunque sí ha hablado su compañero en el grupo mixto, Francisco Igea, que ha calificado el comportamiento del presidente del Parlamento de «vergonzoso».


La portavoz adjunta del PSOE, Patricia Gómez, ha afeado la actitud de Pollán y le ha recordado que «hace tiempo que olvidó su papel como presidente de las Cortes de Castilla y León» y que «no se encuentra en la sede de Vox».


Una tensión que se ha extendido a la siguiente proposición no de ley, cuando el propio Fernández ha vuelto subir a la tribuna y ha afirmado que «es difícil utilizar el turno de palabra cuando se veta a la democracia en estas Cortes y hoy va a ser un día que va a pasar a la historia de la infamia en este parlamento».


Una polémica similar a la que tuvo lugar ayer en el Congreso cuando la presidencia expulsó a una diputada de Vox por negarse a retira el término «filoetarra» al gobierno, una expresión que el vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, ha utilizado hoy en la tribuna para referirse al PSOE.

«Historia de la infamia»

En declaraciones a los medios de información, el portavoz de Unidas Podemos ha asegurado que lo ocurrido hoy pasará a la «historia de la infamia» del parlamento autonómico, ya que, «no se ha tratado de una bronca», sino de que a un parlamentario «se le ha retirado la palabra solo por ejercer su labor como oposición» y decir que un partido «profesa la ideología fascista».


«Desde Vox y el PP se ha llamado a otros partidos banda criminal, imbécil, gilipollas o hijo de puta con vejaciones e insultos continuos permitidos por la Presidencia de las Cortes», ha expresado Fernández, que ha acusado a estos dos partidos de haber llegado a «límites insospechados» contra la democracia.


Por todo ello, el portavoz de Unidas Podemos ha pedido al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, que «reflexione» sobre lo que ocurre en cada sesión plenaria y ha llamado a todas las formaciones «democráticas» a llegar a un acuerdo para «elegir otra presidencia» para las Cortes autonómicas. EFE