Fernández Mañueco en acto de la Cámara de Comercio

Valladolid, 15 sep (EFE).- El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP), ha pedido este jueves al Gobierno de España que adapte a la actual crisis los fondos europeos de ayuda económica y social frente a las consecuencias de la covid, debido principalmente a la invasión de Rusia a Ucrania.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (c), conversa con el alcalde de Valladolid, Óscar Puente (i), y el consejero de Presidencia, Jesús Julio Carnero (d), antes de intervenir en la apertura del curso Económico de Castilla y León.EFE/Nacho Gallego

El encarecimiento de los precios de la energía, de los alimentos básicos y de determinadas materias primas son algunas de las consecuencias de esa guerra, iniciada el pasado 24 de febrero y que el Gobierno de España, en opinión de Fernández Mañueco, debería tener en cuenta mediante la «reprogramación» de los fondos covid.

Esa reorientación «debe tener en cuenta factores últimos como la guerra en Ucrania, ya que antes solo estaban pensados para paliar la crisis de la covid», ha argumentado al clausurar el acto de inicio del Curso Económico en Castilla y León, organizado por la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Valladolid.

«Nosotros tenemos muchas esperanzas en los fonos europeos: 1.380 millones de euros que ha recibido Castilla y León en el reparto, pero también pedimos agilidad en los que tienen que llegar y una reprogramación para adaptarlos a otras circunstancias» diferentes a la pandemia y que han llegado después, ha insistido.

En los actuales «momentos de incertidumbre», el presidente de Castilla y León se ha mostrado partidario de escuchar «a quienes están en la primera línea del trabajo», en referencia a los empresarios, empleados y familias, a todos los cuales ha ofrecido una fiscalidad «moderada e inteligente».

A la eliminación ya en vigor del impuesto de sucesiones y donaciones entre cónyuges y de padres a madres, Fernández Mañueco ha añadido el proyecto de ley aprobado este jueves por el Consejo de Gobierno de Castilla y León para rebajar el tipo mínimo del IRPF en aspectos como natalidad, emprendimiento rural y actividad agraria.

A todas estas medidas ya en curso y de próxima aplicación, según los casos, ha añadido otras rebajas fiscales, una de ellas para fomentar el acceso y permanencia de los jóvenes al medio rural que formará parte de la ley de acompañamiento de los presupuestos de Castilla y León para 2023, que será aprobada antes de fin de año.

Los otros estímulos fiscales, ya dentro de la ley de presupuestos de 2023, tienen como objetivo «el fortalecimiento de la economía, la mejora de los servicios públicos y el apoyo a las familias, especialmente las más vulnerables», todo lo cual situará la fiscalidad en Castilla y León «como una de las más bajas de su historia y una de las más bajas a escala nacional», ha apostillado.

Antes de finalizar, Fernández Mañueco ha recordado la reducción en un 20 por ciento del desempleo autonómico, hasta alcanzar los niveles previos a la pandemia, y el crecimiento del PIB en un 5 por ciento durante el segundo trimestre, dos avales en su opinión para afrontar «un curso especialmente complejo dentro de un entorno volátil, ambiguo e incierto».

No obstante, el presidente de la Junta ha lanzado a los empresarios y trabajadores un mensaje de «optimismo y comprensión» , a quienes ha recodado que el Gobierno de Castilla y León seguirá junto a ellos «para seguir creciendo y generando oportunidades». EFE