La Fiscalía defiende el enfoque de género: «Yo sí te creo»

Valladolid.- El Fiscal Superior de Castilla y León, Santiago Mena, ha defendido este lunes la necesidad de mantener en el ámbito jurídico un «enfoque de género» para atajar una creciente violencia contra las mujeres -en 2021 hubo el 21% más de órdenes de protección que en 2020- y también ha reivindicado la filosofía del «Yo sí te creo» para amparar y dar cobijo judicial a las mujeres que sufren esta violencia a manos de sus parejas o exparejas.

Durante su comparecencia ante el Parlamento autonómico para informar sobre la Memoria de esta institución correspondiente a 2021, Mena ha demandado «el compromiso de todos» los partidos políticos para «facilitar los mecanismos de denuncia de cualquier hecho violento»: «Sin el conocimiento y la denuncia no tenemos forma de protegerlas», ha resumido.

El Fiscal Superior de la Comunidad de Castilla y León, Santiago Mena, comparece ante el Parlamento autonómico para informar sobre la Memoria de esta institución correspondiente a 2021. EFE/ Nacho Gallego

El Fiscal Superior ha alertado también del incremento del 30 por ciento en los delitos contra la libertad sexual, con un especial daño para las víctimas y que generan «alarma social», y que mayoritariamente afectan a jóvenes y adolescentes «en ocasiones de forma muy violenta y en grupo» con el afán de «alardear ante sus iguales» a través de las redes sociales, lo que ha considerado «cruel».

En materia de violencia de género, ha recordado que en 2021 fueron asesinadas por sus parejas o exparejas cuatro mujeres y que una de ellas perdió la vida sin que constara denuncia previa sobre su situación, por lo que ha demandado la ayuda de todos los partidos para fomentar la denuncia de estos hechos como herramienta para ejercer la protección de las víctimas.

En este sentido, ha hecho un llamamiento a «educar en igualdad» y fomentar la «confianza en la institución» para que las mujeres perciban la Fiscalía como «abierta» a sus problemas, por lo que ha hecho un llamamiento para «no consentir ni dar un paso atrás» en esta materia.

Desde el punto de vista estadístico, Mena ha indicado que los casos por violencia de género han aumentado el 18 por ciento respecto a 2020, con el 24 por ciento más de diligencias abiertas el 26 por ciento más de sentencias dictadas al respecto -el 30 por ciento absolutorias y el 70% condenatorias-.

En 2021 hubo 75 resoluciones de ingreso provisional en prisión por delitos de violencia de género -16 más que en 2020, cuando hubo 59-, mientras que se incrementó en un 21 por ciento las medidas de protección, al llegar a 1.241, frente a las 1.024 de 2020.

Imagen de archivo de una manifestación contra la violencia de género. EFE/Nacho Gallego

El Fiscal también ha detallado que en 2021 se duplicaron los dispositivos de control para agresores en vigilancia, al alcanzar los 101 frente a los 45 del año anterior.

Mena ha asegurado que las Fiscalías específicas contra la violencia de género en Castilla y León son «una referencia» en el ámbito español, mientras que España es una referencia a nivel europeo y mundial.

Los procedimientos penales aumentan el 12,5%

Los procedimientos penales incorporados a los juzgados de Castilla y León aumentaron en 2021 el 12,5 por ciento respecto al año anterior, al pasar de los 79.230 a los 89.126 aportados como dato por el Fiscal Superior de Castilla y León.

Como principal referencia en cuanto a la actividad de la Fiscalía y los órganos judiciales, Mena ha destacado que de estos procedimientos 69.059 fueron diligencias previas, 6.312 diligencias urgentes, 13.640 juicios por delitos leves, 97 sumarios y 18 procedimientos regulados por el Tribunal del Jurado.

Imagen de archivo de un miembro de la Científica del Cuerpo Nacional de Policía. EFE/ Nacho Gallego

En el caso de las diligencias previas incoadas, el Fiscal ha explicado que se aprecia un incremento del 10,2 por ciento, que es mayor aún si se tiene en cuenta que procedentes del año anterior pervivieron 31.806 expedientes, más las 1.527 diligencias que se reabrieron, lo que da un total de 102.392 diligencias previas a tramitar durante el año 2021 de referencia (el 11,8% más).

Para el Fiscal, estos datos demuestran que durante el año 2021 se ha vuelto a la tendencia anterior al año 2020 muy afectado en todos los sentidos por la pandemia de la covid.

Transferencias de Justicia


El Fiscal Superior ha manifestado su preferencia sobre un hipotético traspaso de las competencias de Justicia a la Comunidad autónoma y se ha declarado contrario a que se deriven: «Seguiría como estamos», ha dicho.

Mena ha comenzado por decir que «afortunada o desafortunadamente» Castilla y León no tiene aún las competencias en materia de Justicia, aunque posteriormente ha dado su opinión al respecto.

El Fiscal ha destacado que, por lo que observa en sus homólogos de territorios con las competencias transferidas, los esfuerzos de los fiscales jefes se tienen que centrar más en la reivindicación de medios humanos y materiales que en la propia actividad de la institución.

De hecho, ha ironizado con que mejor «que no nos miren» para que esta situación siga invariable, en referencia al traspaso de las competencias, porque ha destacado que en la actualidad el trato con la Junta de Castilla y León es «inmemorable» a la hora de colaborar y atender las necesidades de determinados colectivos vulnerables a los que atienden conjuntamente, como menores o mujeres víctimas de violencia de género, entre otras circunstancias.

Posteriormente, al ser requerida expresamente su opinión sobre la asunción de las competencias por parte de portavoz socialista, Luis Briones, Mena ha dicho que le gustaría «verlo (el traspaso), pero en buenas condiciones»: «A mi edad, no lo voy a ver», ha zanjado.

El Fiscal ha dudado de que sea bueno para la Justicia en Castilla y León que empiece «de cero para ver qué pasa» y por una cuestión relacionada con el hecho de que otras autonomías sí lo han hecho.

«Es que los otros, modestamente, no están mejor que nosotros», ha resumido Mena sobre la comparación de Castilla y León con autonomías que han asumido esta competencia: «Ahí lo dejo», ha rematado sobre su preferencia por no profundizar en esta cuestión, convencido de que los problemas existen porque no hay financiación por parte del Ministerio de Hacienda para asumir algunos retos de la institución que dirige, pero partidario de mantener la situación actual.

Los «espeluznantes» incendios del verano

El Fiscal ha calificado de «espeluznantes» los incendios sufridos por este territorio el pasado verano como «agresión al medio ambiente», aunque ha reclamado que se distingan entre las consideraciones políticas y los aspectos en que sí actúa esta instancia, únicamente desde el punto de vista penal.

Durante su comparecencia, Mena ha comenzado por referirse a los «alarmantes incendios» del verano correspondiente al año del informe, pero ha añadido que «los de 2022 han sido peores», en referencia a los fuegos registrados en Castilla y León.

Imagen de archivo de la Sierra de la Culebra tras los incendios del pasado verano. EFE/Brais Lorenzo

Aunque ha reconocido que los procedimientos abiertos a raíz de estos incendios están «en tramitación» por parte de la Fiscalía y se verá «en qué quedan», ha destacado la gravedad de lo ocurrido desde el punto de vista ambiental, si bien ha insistido en la necesidad de distinguir entre las cuestiones políticas y aquellas que se refieren al ámbito penal en el que interviene la Fiscalía.

El Fiscal ha hecho un llamamiento para conseguir «evitar, erradicar o limitar esta epidemia», en referencia a los incendios, con «más medios personales y materiales».

Delitos de odio: «gran preocupación»

Mena ha expresado la «gran preocupación» que existe en el ministerio público por el «clima de hostilidad» existente en la sociedad y ha alertado de que en este tipo de delitos «la palabra precede a la acción», también en el ámbito de las nuevas tecnologías, cada vez más comunes.

Ha alertado de que las palabras vinculadas al odio por razón de sexo, origen, racismo, aporofobia y otras circunstancias «favorecen la acción violenta» y un «clima de hostilidad» que se manifiesta en el «enrocamiento de actitudes».

«No es una frase», ha expresado Mena, convencido de que «en la mayoría de los casos» ocurre que las palabras son el origen de otros delitos posteriores relacionados con la violencia.EFE