La Fiscalía investiga si Gallardo malversó o no con vídeos sobre su actividad

Valladolid/Zamora, 16 sep (EFE).- La Fiscalía de Castilla y León ha abierto diligencias de investigación para determinar si el vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo (Vox), incurrió o no en «malversación» por el uso partidista de recursos públicos que fue denunciado por el procurador de Cs y exvicepresidente autonómico, Francisco Igea.

El diario El Norte de Castilla publica este viernes esta información, por la que ha sido preguntado García-Gallardo durante su visita a la Feria del Queso de Zamora, donde ha dicho que desconoce que se haya abierto tal investigación y ha advertido de que la difusión del auto de investigación infringe la ley que consagra la reserva de actuaciones.

Los hechos investigados, que fueron remitidos por la Fiscalía de Valladolid a la Fiscalía de Castilla y León, tienen como origen la denuncia formulada por Igea, quien planteó el posible uso ilícito de fondos públicos para la elaboración de vídeos sobre la actividad política de García-Gallardo, en los que se mezclaban los logotipos de la Junta de Castilla y León y Vox, su partido.

García-Gallardo se ha mostrado escéptico cuando ha sido interrogado sobre esa cuestión por los periodistas y ha pedido que le pregunten únicamente «sobre algún hecho que fuera cierto».

«¿Ha visto usted el auto? Yo no lo he visto, cuando lo vea me lo creeré», ha señalado el vicepresidente, quien se ha quejado de que «se inaplique sistemáticamente» el artículo 301 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal sobre el deber de reserva de las actuaciones de investigación.

Ese precepto de la ley «estaría siendo infringido por todos aquellos que han tenido acceso a esas supuestas diligencias de investigación», ha advertido García-Gallardo.

En declaraciones al mismo periódico, el promotor de la demanda ha sostenido que no prejuzga nada, pero le «alegra» que la Fiscalía vaya a investigar porque «conviene aclarar desde el punto de vista penal» si esta dinámica implica o no malversación.

«Uno de los primeros signos del autoritarismo es confundir administración, gobierno y partido, algo que solo ocurre en los regímenes totalitarios cuando alguien rompe esa barrera», argumentó Igea tras presentar la denuncia.EFE

1010037

aff/jam-orv