Las Cantaderas de León, de nuevo en tablas


León (EFE).- El pueblo de León, representado por el síndico municipal, y el Cabildo de la Catedral han vuelto a concluir sin acuerdo, un año más, el foro u oferta, un debate dialéctico que se lleva celebrando durante siglos en la tradicional ceremonia de Las Cantaderas.

Un representante de los leoneses y otro del clero se citan el domingo anterior al día de San Froilán, cuando el pueblo acude a la catedral de León a realizar una ofrenda a la Virgen de Regla para agradecer la mediación divina en la victoria cristiana en la batalla de Clavijo en el año 844.

Uno de los participantes del concurso de carros engalanados, durante la tradicional ceremonia de las Cantaderas, este domingo en León. EFE/ J. Casares


La derrota de los moros sirvió para abolir el ominoso tributo de las cien doncellas, cincuenta jóvenes nobles y cincuenta plebeyas, que eran introducidas por las sotaderas en las artes amatorias y cultura musulmanas para, después, entregárselas al califa de Córdoba.


Este hecho ha dado origen a la celebración de la ceremonia de Las Cantaderas, en la que se enmarca la discusión, que ha tomado el nombre de «foro u oferta».


Desde entonces, cada año, los leoneses, representados por el síndico municipal, sostienen que acuden a la cita de forma «libre y voluntaria», mientras que el Cabildo recibe a la comitiva municipal con recelo, ya que asegura que lo debe hacer de forma obligada, lo que desencadena un atípico debate convertido en tradición.

Desfile durante la tradicional ceremonia de las Cantaderas, este domingo en el claustro de la catedral de León. EFE/ J. Casares


El claustro de la Catedral de León ha vuelto a ser el escenario de la discusión entre el «foro u oferta» siendo sus protagonistas por parte municipal y representando al pueblo, el alcalde de la ciudad, José Antonio Diez, y por el Obispado, Mario González.


El regidor ha hecho un minucioso repaso de la historia y ha recalcado que el pueblo de León acude libremente a realizar esta ofrenda, que se materializa con frutas, hogazas de pan y lirios.

Cambiar la historia


El representante de la Iglesia ha aconsejado al alcalde que elija la sabiduría y cambie de opinión para reconducir siglos de una historia mal contada.


En tono jocoso, González ha sacado a colación incluso al secretario general del PSOE en Castilla, Luis Tudanca, compañero de partido del alcalde y con el Diez ha mantenido públicas desavenencias.


«Si los de dentro le tratan mal, ya le tratamos bien los leoneses», ha apostillado el representante del Cabildo, que le ha espetado que «con amigos como Tudanca no necesita enemigos».


El alcalde, firme en su propuesta, ha recalcado que «ni el rey, ni la Junta, ni el Gobierno, ni los fondos Next Generación que tanto están ayudando sufragan el tributo que voluntariamente el pueblo leonés concede la Iglesia».

Desfile durante la tradicional ceremonia de las Cantaderas, este domingo, en el claustro de la catedral de León. EFE/ J. Casares


En su argumentación, Diez ha hecho un minucioso repaso de la historia que ha dado origen a esta tradición, una exposición que, según González, está demasiado basada en la historia, de la que ha dicho desconfiar.


Le ha recomendado que utilice el pasado «sin manipulaciones» y «como un trampolín hacía el futuro y no como sofá dónde se queda uno anquilosado», y ha insistido que hasta el propio archivo municipal reconoce que el tributo es «obligatorio».


Ha aconsejado al síndico municipal que no se empeñe en cambiar la historia y ha advertido de que era mucho daño perder cien doncellas cada año en una ciudad que entonces apenas llegaba a los 12.000 habitantes.


Un eterno debate que quedó nuevamente en tablas entre los convencidos de que libremente realizan la oferta al Obispado, y los que aseguran que la ofrenda es una obligación.


El acto de las Cantaderas ha dado paso al desfile de los pendones en el que participaron cerca de 200 estandartes llegados de toda la provincia y que finalizaron su paseo por las principales calles de León en la Plaza Mayor ante multitud de público animado por el buen tiempo que ha acompañado la jornada.


Un desfile de pendones al que se sumó el concurso de carros engalanados, que contó con la participación de casi cincuenta unidades procedentes de distintas comarcas de la provincia. EFE

Por Luis Martínez

Edición web: Óscar R. Ventana