Los altos cargos de Castilla y León ahora podrán recibir «regalos de cortesía»

Por Adrián Arias |


Valladolid, (EFE).- La Junta de Castilla y León ha aprobado este jueves la reforma del Código Ético y de Austeridad de los Altos Cargos, que acaba con la prohibición de recibir regalos que sean «muestras de cortesía habitual» como consecuencia de su cargo, que fue establecida en la anterior legislatura por el Gobierno de coalición formado por el PP y Cs, con este último partido con las competencias en esta materia.


Ahora, con esta cartera en manos del PP y con Vox como socio de gobierno, el Consejo de Gobierno ha aprobado esta modificación, criticada por partidos como Cs, en la que se introduce una «salvedad» al texto anterior: «No podrán aceptar, en consideración a su cargo, ningún tipo de regalo ni beneficio de cualquier naturaleza, salvo las muestras de cortesía habitual, objetos conmemorativos, oficiales o protocolarios».

«Un jamón, no»


Preguntado en rueda de prensa por qué estima la Junta por un regalo de «cortesía», el portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, ha puesto el ejemplo de una figura artesanal entregada por un colectivo con discapacidad. En todo caso: «Un jamón, no», ha aclarado en una pregunta posterio


Esta modificación, como ha argumentado el portavoz, se ha llevado a cabo para adecuar la norma autonómica «con lo establecido en los códigos de otras comunidades autónomas como son Galicia, Madrid Cataluña, Valencia, Cantabria, Castilla La Mancha, Baleares, Navarra o el País Vasco y con el de la propia Unión Europea».


Del mismo modo, con la finalidad de «evitar duplicidades que pueden dar lugar a confusión», se suprime el contenido del código de ética pública relativo a las agendas, que queda integrado en el acuerdo sobre publicidad de las agendas de trabajo de los altos cargos de la Administración de la Comunidad de Castilla y León y sus entidades adscritas.


Por último, la nueva norma establece que la adhesión de los altos cargos al código ético se efectúe a través de un documento escrito remitido al Registro de Bienes y Actividades de los Altos Cargos en el momento de la toma de posesión y no mediante juramento a viva voz durante el acto, como estaba establecido.EFE

Edición web: Adrián Arias