Los manuscritos de Delibes serán restaurados

Por Roberto Jiménez |
Valladolid (EFE).- La economía lingüística que aplicó a su obra también extendió Miguel Delibes al papel donde escribía siempre a mano: cuartillas hechas con papel sobrante de las resmas donde se imprimía El Norte de Castilla que, por su composición, se deteriora con facilidad y acusa severos problemas de conservación.


A esta razón obedece el propósito de la Fundación Miguel Delibes de restaurar, a partir de 2023, todos los manuscritos de sus libros que conserva en su archivo, entre ellos el de «El hereje» (1998), novela que el próximo año cumplirá un cuarto de siglo y que será objeto de una atención preferente con una magna exposición.

Imagen de archivo de Miguel Delibes en su casa, durante una entrevista con la Agencia EFE.


El historiador Mario Crespo, autor de la edición y estudio crítico de «El hereje» que publicó el sello Cátedra, será el comisario de esta exposición que abrirá el último trimestre de 2023 con una triple vertiente filosófica, histórica y geográfica a partir de fondos originales procedentes de varios archivos.


Mostrará la realidad de la Castilla del siglo XVI, época en que se inscribe ese alegato a favor de la libertad de conciencia que Delibes firmó al final de su vida y su obra, y ambientó en el foco protestante existente entonces en Valladolid, duramente reprimido, ha explicado el director de la Fundación Miguel Delibes, Fernando Zamácola.


Esa exposición, sin sede aún y que se hará coincidir con la apertura de la nueva sede de la fundación, permanecerá abierta «cinco o seis meses» y en principio contará con manuscrito restaurado de «El hereje», con más de setenta páginas afectadas por una inundación de agua que sufrió la casa del escritor en junio de 2011.

La fundación conserva todos los manuscritos


Excepto el de «La sombra del ciprés es alargada», la primera novela «la fundación conserva todos los manuscritos» que por la composición ácida del papel que utilizaba Delibes se deterioran con facilidad, ha explicado Zamácola durante una rueda de prensa en la que ha presentado las actividades previstas del curso 2022/2023.


Entre ellas figura la edición digital de un diccionario con términos, expresiones, vocablos y giros incluidos en las novelas, ensayos y artículos vinculados al habla campesina, topografía, flora, fauna y jerga cinegética, entre otras.


Otra de las actividades previstas es la emisión, a partir del 5 de octubre en el canal La 8 Valladolid de Radio Televisión Castilla y León, de pequeñas lecturas, de dos o tres minutos, de fragmentos de obras de Miguel Delibes que se intercalarán entre programas y protagonizarán representantes institucionales, del ámbito cultural y ciudadanos.


«Queremos demostrar que lectores de Delibes somos todos» al tiempo que fomentar la lectura y conocimiento de sus obras, y «poner de manifiesto su vinculación con todos los sectores de la sociedad», ha precisado.


«Las voces de Delibes», lema de esta iniciativa, constará en principio de 45 vídeos que circularán durante aproximadamente un año y medio.

Memorias compartidas


El próximo 17 de octubre, fecha de nacimiento del escritor, comenzará en Molledo (Cantabria), cuna de «El camino», el proyecto «memorias compartidas», ocho encuentros intergeneracionales entre mayores y adolescentes para intercambiar conocimientos.

Delibes hace una pausa en la entrevista y medita la respuesta.FOTO FIEL/EFE


Por último, entre otras actividades, la Fundación Miguel Delibes abrirá el 14 de octubre en Valladolid la exposición «Más allá de las novelas», producida por la Comunidad de Madrid y centrada en el teatro y cine como de los ejes personales y literarios del novelista.


Su vinculación al cine como aficionado, extra, actor de doblaje, crítico y caricaturista, compartirá espacio temático junto a otros ámbitos dedicados a las adaptaciones teatrales y cinematográficas de sus novelas, e incluirá como novedad la proyección de «El camino» (1963), la primera versión fílmica de un relato de Delibes que dirigió Ana Mariscal y ha recuperado el hijo de esta. EFE

Edición web: Óscar R. Ventana