Los médicos de Atención Primaria de Castilla y León seguirán emitiendo todas las bajas


Valladolid, 9 ene (EFE).- Los médicos de Atención Primaria de Castilla y León seguirán emitiendo todos los partes de baja de pacientes, como hasta ahora, según han explicado a EFE fuentes de la Consejería de Sanidad.


Aunque desde este lunes en general los médicos de familia españoles dejarán de emitir esos partes de baja de los pacientes que no hayan valorado, en Castilla y León no ha habido ninguna queja sobre el sistema y mantendrán el actual, con lo que por el momento no se emitirán desde los hospitales en los casos de pacientes ingresados que requieran esa baja médica.


Las mismas fuentes han explicado que están en contacto y diálogo permanente con los médicos de familia y no les ha llegado ninguna queja sobre el actual modelo ni han solicitado ninguna reunión para abordar el tema.


Ello no supone que en el futuro la Consejería no esté dispuesta a mirar ese cambio, que requiere el ajuste correspondiente en el sistema informático hospitalario para que pueda emitir esas bajas.

El CESM, a favor


Desde el sindicato médico CESM de Castilla y León, su secretario general, José María Soto, ha explicado a EFE que tendrán que estudiar esa medida que han puesto en marcha varias comunidades, aunque a su juicio pasar la pelota de unos facultativos a otros a la hora de dar esas bajas o incapacidades transitorias «no es la solución» sino desburocratizar ese tipo de actos.


No puede ser que se quite carga a los médicos de atención primaria a costa de aumentar la de los hospitales, ha reflexionado Soto, quien ha insistido en que hay que desburocrtizar ese tipo de actos, ya que valorar la baja es un acto médico pero la parte administrativa puede descargarse en otro personal.


UGT: Tarde, mal y nunca


El responsable de Sanidad de UGT en Castilla y León, Miguel Holguín, ha lamentado que no se haya hecho nada en la Comunidad para aplicar esa medida que puede ser beneficiosa si «sirve para potenciar y mejorar» la Atención Primaria.


«En Castilla y León siempre vamos tarde, mal y nunca», ha sostenido en declaraciones a EFE respecto a que la Consejería haya dejado el modelo como está en la actualidad por que no ha habido ninguna petición ni queja al respecto.


Es un tema que no se les ha planteado ni para el que la Consejería ha buscado el consenso», al menos con su sindicato, ha explicado Holguín.


El responsable en Sanidad de UGT en Castilla y León ha recordado que la baja es un acto médico, aunque tenga una parte administrativa, que además requiere de un seguimiento del paciente para ver como evoluciona, por lo que renunciar a esa parte «pude ser peligroso».


Esa vía de que cada médico de la baja al paciente que le competa se recogía en un decreto de 2014 que ha sido reforzado por otro del Ministerio de Seguridad Social e Inclusión Social publicado el 5 de enero, que insiste en que el facultativo del servicio público de salud que valora al paciente es el que tiene que emitir el parte de baja. Para Holguín el decreto es interpretable.


Además, ese último decreto recoge que a partir del 1 de abril, el trabajador que se encuentre en situación de incapacidad temporal ya no tendrá que entregar una copia en papel de la baja médica a la empresa, que será informada por medios electrónicos directamente por la administración.


El sindicalista ha advertido de que dejar esa entrega de la baja en un acto vía telemática también tiene sus peligros dada la «poca conexión» entre los sistemas informáticos del INSS y las Consejerías de Sanidad de las autonomías.EFE