Los yacimientos Siega Verde y Côa buscan visitantes en Madrid

Madrid/Valladolid (EFE).- Los yacimientos del Paleolítico Superior de Siega Verde, ubicados en Salamanca, y de Côa, en la vecina Portugal, declarados ambos Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, protagonizan la exposición «Arte sin límites», que ha sido inaugurada este lunes en el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid, donde podrá apreciarse hasta el próximo 12 de febrero de 2023 como fórmula para atraer visitantes a ambos espacios.


Tras permanecer abierta en Lisboa hasta octubre, la exposición abre ahora sus puertas en Madrid, dentro del proyecto PALEOARTE, que busca promocionar y dar difusión a los descubrimientos de estos yacimientos, considerados como las principales muestras artísticas de esta época de la prehistoria, hace entre 30.000 y 12.000 años, en los términos municipales actuales de Villar de la Yegua (Salamanca) y Vila Nova de Foz Côa (Portugal).

En la imagen de archivo, silueta de un uro con un lobo en su interior, ubicados en Salamanca, y de Côa, en la vecina Portugal. EFE/Carlos García

En el acto de inauguración ha intervenido el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo (Vox), quien ha elogiado la cooperación de las instituciones españolas y portuguesas que colaboran en esta iniciativa, aunque ha lanzado reproches al Ministerio de Cultura y Deporte por falta de «respeto institucional» y colaboración, en concreto por no haber podido organizar una «rueda de prensa en condiciones como sería propio».

García-Gallardo ha aplaudido “el excepcional trabajo” desarrollado por todos los investigadores que han trabajado en los yacimientos, “tanto a nivel arqueológico como a nivel humano”, con un resultado como el reflejado en esta exposición, que espera que se convierta en un «lugar de encuentro y una fuente de cultura y de riqueza para los españoles y visitantes”.

600 grabados


El yacimiento de Siega Verde agrupa más de 600 grabados del Paleolítico Superior y se constituye así como la muestra más importante de las primeras manifestaciones al aire libre de la creación artística humana en Europa Occidental, como contrapunto a la idea de que estos grabados únicamente se habían realizado en cuevas.

En la imagen de archivo, monumento en la ciudad de Vila Nova de Foz Côa (Porugal) en el que se reproducen algunos de los grabados del Yacimiento Rupestre del Côa.

Declarado Bien de Interés Cultural en 1998, Siega Verde se localiza en el extremo occidental de la provincia de Salamanca, en los términos municipales de Castillejo de Martín Viejo, Villar de Argañán y Villar de la Yegua.

Descubiertos a finales de los 80

Los grabados se localizan en el margen izquierdo del río Águeda, afluente por la margen izquierda del Duero, y fueron descubiertos a finales de los años ochenta.

En opinión de los expertos, este conjunto de representaciones rupestres ha llegado íntegro hasta nuestros días gracias a su tardío conocimiento y difícil visibilidad.

Las manifestaciones artísticas de Siega Verde, fechadas entre los años 22.000 y 11.000 a.C., constituyen una muestra excepcional de los primeros ejemplos de creación simbólica y el inicio del desarrollo cultural de la Humanidad, complementando los valores reconocidos en el conjunto del Côa.

La principal función de los grabados fue la de marcar este territorio mostrándose en lugares visibles y de paso, bien como referente de otros grupos, para asegurar el paso de rebaños y manadas o para propiciar su captura.

Se han identificado 443 representaciones de fauna, donde predominan los cérvidos, bóvidos y caballos, además de otras especies hoy extinguidas y propias de climas glaciares, como renos, bisontes o rinocerontes lanudos, aunque también hay 165 figuras esquemáticas, tres antropomorfos y 35 indeterminadas.

Para llevar a cabo estos grabados se emplearon dos técnicas: el piqueteado, que delimita a base de puntos el contorno de la figura; y la incisión a través de una fina línea grabada, sistema predominante en las figuras de menor tamaño.EFE