El Govern pide poder definir el PERTE II para evitar más «errores y frustación»

Barcelona (EFE).- El conseller de Empresa, Roger Torrent, ha reclamado la participación del Govern en la definición del segundo PERTE del vehículo eléctrico para evitar la repetición de los «errores» del primero, marcado por «una mala gestión» que «provocó frustración» y e hizo «peligrar» proyectos clave de país.

«Queremos poder incidir en la segunda convocatoria del PERTE (proyectos estratégicos para la recuperación). Es lo que tocaría. Sería lo normal después de haber visto cómo ha funcionado la primera, que se ha gestionado mal y que ha provocado frustración», ha asegurado Torrent, en una entrevista a EFE.

A la espera de que el Gobierno español decida si cambia las reglas del juego y da más papel a las autonomías tras cerrar el primer PERTE con el 70 % de los recursos sin adjudicar, el titular del departamento de Empresa y Empleo urge a abrir la nueva convocatoria «lo antes posible».

EL GOVERN «SE ARREMANGA»

Es, precisamente, la «frustración» por los pobres resultados del plan estratégico del eléctrico la que ha llevado al Govern -ha subrayado Torrent- a «arremangarse» para dotar a Seat de ayudas por 89 millones de euros, de las que 60 proceden de fondos propios y 29 son una transferencia directa del Gobierno español.

«Hemos hecho un esfuerzo inmenso. Y gracias a que nos hemos arremangado y nos hemos implicado, hemos podido otorgar los recursos necesarios para consolidar el proyecto del Future: Fast Forward, que es clave para el sector», ha dicho.

El proyecto, que impulsa Seat-Volkswagen, contempla la fabricación de un coche eléctrico de pequeño tamaño en la planta de Martorell (Barcelona) a partir de 2025, lo que constituye «la mejor noticia en términos de mantenimiento de empleo y de transformación del modelo productivo que hemos tenido en los últimos años e incluso en las últimas décadas».

EL PAPEL DEL ICF

Para Torrent, la participación del Govern en el segundo PERTE garantizaría «la eficiencia» en el uso de los fondos Next Generation y daría otra oportunidad a proyectos que acompañan a los tractores que ya han obtenido ayudas y que tienen también un papel relevante en la transformación del sector de la automoción en Cataluña, que supone el 10 % del PIB y emplea a 150.000 personas.

Entre las peticiones que la Generalitat ha puesto sobre la mesa destacan que el Institut Català de Finances (ICF) pueda otorgar avales o que se mejore todo el procedimiento administrativo.

«Queremos asegurarnos de que se vaya a hacer bien todo lo que no se hizo bien en el primero. Lo que seguro que no puede pasar es que se reproduzcan los errores y los problemas de la primera convocatoria. Confío en que se imponga el sentido común», ha insistido el conseller.

El proyecto del ‘hub’ de electromovilidad que impulsa QEV Technologies y BTech, el tercero en dotación económica del PERTE, tuvo que renunciar a una parte de los recursos asignados inicialmente por la dificultad para lograr los avales de la banca y las trabas puestas por el Gobierno al aval del ICF.

CONFIANZA EN NISSAN

Respecto a la reindustrialización de Nissan, pendiente aún de que el proyecto del ‘hub’ obtenga la luz verde definitiva, Torrent se ha mostrado confiado en que «acabará bien».

«Conseguiremos los propósitos marcados de entrada y que no eran fáciles: la preservación de los puestos de trabajo y la continuidad industrial vinculada al sector de la automoción ayudando a su transformación», ha afirmado. EFE