JxCat urge a reconstituir un «Estado Mayor» del procés y ERC no lo descarta

Barcelona, 12 sep (EFE).- El secretario general de JxCat, Jordi Turull, ha urgido este lunes a recuperar un espacio de dirección estratégica del independentismo -similar al «Estado Mayor» del procés que preparó en la sombra el 1-O-, una idea que no ha descartado la secretaria general de ERC, Marta Rovira.

Turull ha subrayado en declaraciones a Rac1 que, después de la división en las filas independentistas exhibida en la Diada del 11 de septiembre, «no puede ser» que entidades y partidos sigan sin «sentarse para hablar» y coordinar sus estrategias.

Ha recordado que una de las tres condiciones que ha puesto sobre la mesa JxCat para revalidar su coalición con ERC es que «se constituya un espacio de dirección estratégica» del independentismo -coloquialmente conocido como «Estado Mayor» del procés-, como ya contempla el acuerdo de legislatura que firmaron en 2021.

«Lo más urgente es que se vuelva a constituir este espacio de dirección estratégica», ha recalcado Turull, que ha hecho alusión, sin entrar en detalles, a que JxCat, ERC, CUP, ANC, Òmnium Cultural y el Consejo por la República dejaron de reunirse hace un tiempo.

Según Turull, JxCat y ERC «deberían convocar a los otros» actores del independentismo «cuanto antes mejor», para «sentarse a hablar» y tratar de «encontrar el punto de acuerdo».

La existencia de un nuevo «Estado Mayor» evitaría, ha dicho, desencuentros como los de los últimos días, en los que ha habido reproches y acusaciones cruzadas «a través de los medios».

Le ha respondido desde Rac1 Marta Rovira, que no se ha cerrado a «volver a crear todos los Estados Mayores que hagan falta».

«Desde los diferentes liderazgos independentistas, cuando se ha querido hablar, no se ha dejado nunca de hablar, debatir, analizar, buscar soluciones. Claro, evidentemente que lo hemos de hacer», ha añadido.

Preguntada sobre la exigencia de JxCat de reconstituir un «Estado Mayor» del procés, ha insistido: «Y tanto que hemos de sentarnos y hablar y buscar soluciones», ha dicho, sin entrar en concreciones sobre qué formato debería tener ahora este espacio.

LOS ORÍGENES DEL «ESTADO MAYOR»

En abril de 2017, ante las constantes discrepancias entre PDeCAT y ERC, el entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, crearon un núcleo duro de dirección estratégica en la sombra, con un número reducido de dirigentes de sus partidos, de la ANC y de Òmnium Cultural, además de algunos perfiles externos a la Generalitat con una alta capacidad operativa, para preparar el 1-O.

Con reuniones secretas cada 48 o 72 horas, preferentemente en el Palau de Pedralbes o la Casa dels Canonges, el «Estado Mayor» entró en una dinámica unitaria de trabajo -sin presión mediática y a espaldas de buena parte de los consellers del Govern- y fue organizando el referéndum unilateral del 1 de octubre.

Cuatro años después, ERC y JxCat incluyeron en su acuerdo de Govern el compromiso de crear un «espacio de coordinación, consenso y dirección estratégica del independentismo», lo que coloquialmente los dirigentes de ambos partidos llaman «Estado Mayor».

Desde el inicio de esta legislatura, hubo periódicas y discretas reuniones conjuntas de representantes de ERC, JxCat, la CUP, la ANC, Òmnium y el Consejo por la República, que intentaron materializar esa dirección estratégica colegiada.

Pero las discrepancias sobre la hoja de ruta, sobre los tempos y sobre el papel que debe jugar el Consejo por la República -del que recela ERC, al estar controlado por Carles Puigdemont y por sectores más próximos a JxCat- acabaron bloqueando las conversaciones, que se interrumpieron en febrero de 2022.

ARAGONÈS AVALA RECUPERAR ESTE ESPACIO; ÒMNIUM PLANTEA NOVEDADES

Desde principios de septiembre, JxCat ha venido insistiendo abiertamente en recuperar este espacio de dirección estratégica -de hecho, es una de sus tres condiciones para reconducir la crisis con ERC-, y la semana pasada el presidente catalán, Pere Aragonès, avaló públicamente la idea: dijo que hay que «trabajar» para que haya una estrategia unitaria y un espacio conjunto de debate.

«Debe ser un espacio de construcción en positivo, donde no se excluya a nadie», recalcó Aragonès, que aseguró: «En todos los ámbitos donde se pueda participar en positivo, allí estaré».

Ayer domingo, el presidente de Òmnium, Xavier Antich, propuso incluir en este nuevo espacio a «nuevos agentes» independentistas, más allá de los seis que se reunían hasta febrero. EFE

rm/ce