La ANC reta al Govern: «O independencia o elecciones»

Barcelona, 11 sep (EFE).- La presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Dolors Feliu, ha retado hoy al Govern de Pere Aragonès y a los partidos independentistas a implementar ya la independencia o convocar elecciones de forma inmediata, ante lo que ha advertido de que su entidad promoverá una «lista cívica» independentista.

Entre gritos de «Govern dimisión» y de «botiflers» (traidores) por parte de los manifestantes, Feliu ha cargado contra los partidos independentistas durante el discurso que ha puesto punto final a la manifestación independentista de la Diada, que ha convocado a 150.000 personas, según la Guardia Urbana, y 700.000 según los organizadores.

«El 52% del Parlament se define como independentista, por lo tanto las opciones son claras. O independencia o convocad elecciones. ¡Independencia o elecciones! «, ha exclamado la líder de la ANC entre aplausos. «No más jugar a desmovilizar o quedarse en casa con la cabeza bajo el ala cuando la población sale a la calle. No más excusas, ni engaños, ni discursos vacíos. ¡Queremos acción!».

La dirigente ha lamentado así las estrategias para «desmovilizar» al independentismo para que se «conforme con el autonomismo», por lo que ha exigido «sinceridad, valentía y decisión» a las fuerzas independentistas para implementar la independencia de forma urgente.

«Y si no lo hacen ellos -ha advertido-, estamos determinados a hacerlo nosotros usando las elecciones, con nuevos actores si hace falta. Si este Govern y este Parlament se ponen de espaldas, hay suficiente grueso en el país para hacer una lista cívica para hacer la independencia».

Feliu ha reiterado así su aviso de que la ANC fomentará una lista cívica en próximas elecciones si el gobierno catalán no da pasos hacia la independencia: «Si los partidos no quieren hacerlo, depende de nosotros. Hace falta fuego nuevo», ha afirmado. «No más elecciones con proclamas y sin proyectos de independencia».

Y es que, ha asegurado, la manifestación de esta Diada «ha dado más miedo que nunca» a aquellos que «intentan que no nos manifestemos, que seamos pocos, que no hablemos, que no se nos escuche… ¡No nos harán callar!».

Dolors Feliu ha censurado la apuesta por el diálogo de ERC y del Govern, reprochando los «falsos diálogos que no engañan a nadie», más aún con un Gobierno de Pedro Sánchez que «saca pecho de su intervención en el 155» o «espía» al independentismo; y ha hecho un llamamiento en inglés a las instituciones europeas a «tomar medidas» ante el «intolerable» espionaje político con el sistema Pegasus.

Y señalando la estatua a Cristóbal Colón, situada al fondo del paseo por el que ha circulado la marcha independentista y que ha considerado un «símbolo del imperialismo español», Feliu ha dicho que «bajo el yugo de España no hay libertad», llamando a imitar a «pueblos y naciones que eran colonias y ahora son estados libres».

ÒMNIUM Y LA AMI PIDEN «NO BUSCAR CULPABLES»

En su discurso, el presidente de Òmnium Cultural, Xavier Antich, ha asegurado que “confundirse de enemigo” no es “ninguna opción”, ya que la independencia no va de “buscar culpables”, tras lo que ha recibido abucheos por parte de algunos asistentes.

“Todo el mundo es necesario”, ha reiterado el presidente de Òmnium, que horas antes ha hecho un llamamiento a ampliar el número de voces dentro de la dirección estratégica del independentismo; en cualquier caso, se ha congratulado de la asistencia a la manifestación de la Diada: “Ni la represión ni la frustración han impedido que este país se movilice como lo está haciendo”.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Municipios Por la Independencia (AMI), Jordi Gaseni, ha destacado que los independentistas deben trabajar unidos para “crear una nueva oportunidad”, sin «buscar culpables» ni «lamentarse», que permita culminar la ruptura con España después de haber tenido la secesión “a tocar” durante los meses de septiembre y octubre de 2017.

Al final de los discursos, ya finalizada la manifestación, un grupo de manifestantes han subido al escenario con una gran pancarta en la que podía leerse «Botiflers (traidores), la historia os juzgará», en línea con diversas pancartas que han podido verse en la concentración, críticas con el Govern y con el presidente catalán.