Las diez claves en los tribunales y la seguridad en Cataluña en 2022

Barcelona, (EFE).- Las reformas penales y la absolución del conseller de Empresa, Roger Torrent, tras su juicio por desobediencia han mantenido el procés en primera línea de actualidad en 2022, un año judicial marcado por la suspensión de Laura Borràs como presidenta del Parlament a raíz de un caso de presunta corrupción.


1.LA SEDICIÓN Y LA MALVERSACIÓN, A REVISIÓN
La supresión del delito de sedición y la rebaja de la malversación, de lo que podrían beneficiarse desde los líderes del procés hasta segundas filas implicadas en la logística del 1-O, han caldeado el debate político hasta propiciar la crisis institucional de final de año, con el bloqueo en la renovación de la cúpula judicial de telón de fondo.
Los cambios en el Código Penal abren un nuevo escenario para una veintena de exaltos cargos del Govern de Carles Puigdemont acusados de malversación en el referéndum del 1-0 que podrían así librarse de la prisión, entre ellos el diputado de ERC Josep Maria Jové y el presidente del Puerto de Barcelona, Lluís Salvadó, ambos a un paso de ser juzgados en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.
Pero también pueden cambiar las tornas para el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras y algunos los exconsellers condenados por el Supremo: la rebaja de la malversación podría acortarles las penas de inhabilitación impuestas y la supresión de la sedición tampoco cae en saco rato, teniendo en cuenta que el Supremo tiene en sus manos la revisión de los indultos parciales que les otorgó el Gobierno.


2.PUIGDEMONT, UN HORIZONTE JUDICIAL INCIERTO
A primera vista, Puigdemont -como el resto de líderes del procés huidos- se antoja un beneficiario claro de los cambios en el Código Penal, pese a su rechazo a la reforma y la insistencia del Gobierno en que, contrariamente a lo que parece, va a allanar el camino para la extradición del expresidente catalán.
En cualquier caso, su futuro está condicionado por dos procesos que la justicia europea ha examinado este año: la cuestión prejudicial planteada por el Supremo para determinar el alcance de las euroórdenes y el recurso contra la decisión del Parlament Europeo de levantar la inmunidad a los eurodiputados huidos.
El próximo 31 de enero el Tribunal de Justicia de la UE se pronunciará sobre las euroórdenes, lo que despejará dudas sobre la competencia del Supremo para dictarlas y aclarará hasta qué punto la justicia de los países miembros de la Unión Europea puede poner objeciones a la extradición de Puigdemont.

El expresidente catalán Carles Puigdemont, en una imagen de archivo. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ
El expresidente catalán Carles Puigdemont, en una imagen de archivo. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ


3.ROGER TORRENT Y SU MESA, ABSUELTOS DE DESOBEDIENCIA
El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) absolvió en noviembre a la segunda Mesa del Parlament que se sentaba en el banquillo por desobediencia al Constitucional, en esta ocasión por permitir la tramitación de resoluciones a favor del referéndum y de reprobación de la monarquía, con las que el independentismo pretendía dar respuesta a la sentencia del procés en el tenso otoño de 2019.
La sentencia, que la Fiscalía recurrirá, exculpó a Torrent, que presidía el Parlament, y a los miembros de JxCat y ERC de la Mesa porque concluyó que esas resoluciones no tenían continuidad alguna respecto a las del proceso unilateral de independencia de 2015 por el que fueron condenados sus predecesores.
Con todo, el delito de desobediencia costó el escaño al diputado de la CUP Pau Juvillà, inhabilitado por negarse a descolgar unos lazos amarillos del Ayuntamiento de Lleida en campaña electoral, y sobrevuela sobre dos de las políticas huidas tras el procés que se han entregado al Supremo: la consellera de Acción Exterior, Meritxell Serret, y la exdiputada de la CUP Anna Gabriel.


4.-LAURA BORRÀS Y LOS CONTRATOS A DEDO
Tras una discusión que tensó hasta el límite el acuerdo de gobierno entre ERC y JxCat, definitivamente roto en octubre, Laura Borràs fue suspendida el 28 de julio como presidenta del Parlament, después de que el TSJC la enviara a juicio, en base a un artículo del reglamento de la cámara catalana que obliga a apartar a los implicados en casos de corrupción.
La también presidenta de Junts, que hasta el último minuto se aferró al cargo mientras proclamaba su inocencia e insistía en que lo suyo no era corrupción, será juzgada entre febrero y marzo próximos acusada de adjudicar contratos a dedo a un amigo entre 2013 y 2017, cuando dirigía la Institució de les Lletres Catalanes (ILC).


5.LA CORRUPCIÓN DE CDC: 3% Y EL CASO PUJOL
Tras años de investigación, la Fiscalía Anticorrupción presentó en noviembre su escrito de acusación por el llamado «caso 3%» de presunto pago de comisiones a CDC, en el que pide hasta 21 años y cuatro meses de cárcel para el exconseller y exgerente del partido Germà Gordó y reclama una multa de tres millones de euros a la extinta formación y a su sucesora, PDeCAT.
Esa presunta trama corrupta será juzgada en la Audiencia Nacional, igual que el «caso Pujol», un juicio que sigue sin fecha meses después de que terminara la instrucción y que podría demorarse hasta 2024, entre la incertidumbre por el maltrecho estado de salud de Jordi Pujol, quien fue hospitalizado en septiembre por un ictus a sus 92 años.


6.FRENTES JUDICIALES PARA ADA COLAU
A meses de que arranque la campaña electoral de las municipales, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sigue investigada por la concesión de subvenciones a entidades sociales afines, como la PAH o el Observatorio DESC, una causa que el juez archivó, de acuerdo con el criterio de la Fiscalía, pero que la Audiencia reabrió meses después.
También en contra de la opinión de Fiscalía, la Audiencia de Barcelona sumó un segundo frente judicial a la alcaldesa al ordenar investigarla por presionar supuestamente a un fondo de inversión para que destinara inmuebles de su propiedad a alquiler social.
Una ofensiva jurídica que, en ambos casos, Colau y su entorno atribuyen a oscuros intereses de lobbies económicos en su cruzada por apartarla del gobierno de la ciudad.


7.- PEGASUS, DEL INDEPENDENTISMO AL MÓVIL DE PEDRO SÁNCHEZ
Un informe del laboratorio Citizen Lab publicado por The New Yorker destapaba en abril el espionaje masivo a más de 60 líderes independentistas cuyos móviles fueron atacados con Pegasus, un software malicioso que una empresa israelí vende preferentemente a Estados y cuyo rastro siguen varios juzgados de Barcelona, en investigaciones de momento poco fructíferas.
El alcance del espionaje, que afectó al mismo presidente catalán Pere Aragonès o al entorno de Carles Puigdemont, a punto estuvo de dinamitar la mesa de diálogo, pero el caso dio un giro inesperado cuando, semanas después, Moncloa denunció que el móvil del presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, también había sido atacado con Pegasus, lo que investiga ahora la Audiencia Nacional.


8.- CRISIS EN LOS MOSSOS
No ha sido un año fácil para los Mossos d’Esquadra, que tras el terremoto que supuso la destitución del mayor Josep Lluís Trapero a finales de diciembre de 2021 -a la que siguió el relevo de algunos de sus fieles, como el exjefe de investigación criminal Antoni Rodríguez- han tenido ya a dos nuevos comisarios jefes, en medio de un agrio cruce de acusaciones sobre supuestas injerencias políticas.
Trapero fue relevado por una dirección coral con Josep Maria Estela al frente, aunque a los diez meses, tras perder éste un pulso interno y chocar con el conseller Joan Ignasi Elena por el proceso de elección de los nuevos comisarios, fue destituido y sustituido por su número 2, Eduard Sallent, en una crisis que dio munición a la oposición, con ERC ya en solitario en el Govern.


9.- DISTURBIOS DEL PROCÉS
Con las principales investigaciones sobre las cargas policiales del 1-O en la recta final de la instrucción, numerosos manifestantes independentistas se han sentado este año en el banquillo por los disturbios desatados tras la sentencia del procés, causas de las que la Generalitat se ha ido retirando como acusación si no había mossos heridos.
También este año han culminado los trabajos de la comisión de estudio del Parlament sobre el modelo policial, en la que se ha rechazado una de sus propuestas estrella, al oponerse la mayoría a la creación de un órgano de control externo para la policía, aunque se ha acordado retirar los proyectiles viscoelásticos «más lesivos» y estudiar la sustitución de las demás balas de «foam» por otros medios igual de eficaces.


10.UN VERANO CON EL MISTERIO DE LOS PINCHAZOS
Una ola de pinchazos a chicas en discotecas y zonas de ocio nocturno disparó las alarmas en Cataluña al inicio del verano, sin que la policía lograra aclarar el origen o las motivaciones de ese extraño fenómeno, que ya se había detectado en Francia tras el confinamiento por la pandemia.
Más allá de la aparente intención de generar pánico entre las mujeres en entornos de ocio, en los 206 casos de pinchazos denunciados en Cataluña se descartó que se inyectaran sustancias estupefacientes o que las víctimas sufrieran delitos sexuales o robos.
Por otro lado, pese a los malos augurios con los que las fuerzas de seguridad afrontaron el primer verano tras la pandemia, los delitos cayeron en relación a 2019 -en Barcelona el descenso fue del 12,2 %-, aunque se registraron varios homicidios y peleas con arma blanca que han puesto en alerta a la policía y han llevado a los Mossos a doblar las identificaciones en la calle, como medida preventiva. EFE
jf-rg/ce
(foto)