Los agentes sociales exigen al Govern y al PSC un esfuerzo para acordar las cuentas

Barcelona (EFE).- Sindicatos y patronales han exigido al Govern y a los partidos con los que se negocian los presupuestos de 2023, en especial el PSC, un último esfuerzo para cerrar un acuerdo, y han vuelto a apelar a la responsabilidad para no perder los más 3.000 millones de euros adicionales de las nuevas cuentas.

Los agentes sociales han hecho pública esta exigencia tras mantener este lunes una reunión en el Palau de la Generalitat con el president Pere Aragonès; y los consellers de Presidencia, Laura Vilagrà; Economía, Natàlia Mas; y Empresa, Roger Torrent, en el marco de una reunión del Consell del Diàleg Social.

Los presidentes de las patronales Foment del Treball y Pimec, Josep Sánchez Llibre y Antoni Cañete, respectivamente, y los secretarios generales de CC.OO. y UGT en Cataluña, Javier Pacheco y Camil Ros, han lamentado el bloqueo actual de las negociaciones y han urgido un acuerdo para dar luz verde a un presupuesto de más de 41.000 millones, un 10,7 % más.

El principal escollo para el acuerdo es la reclamación del PSC de un compromiso firme para la construcción de la B-40, conocida como el Cuarto Cinturón, una infraestructura viaria que podría chocar con el acuerdo alcanzado por el Govern con los comunes.

«Pedimos responsabilidades al Govern, al primer partido de la oposición y a las otras formaciones políticas como Junts. Se tiene que poder consensuar una propuesta definitiva para aprovechar los más de 3.000 millones de euros extras», ha reclamado Sánchez Llibre al finalizar el encuentro.

A juicio del presidente de la principal patronal catalana, los nuevos presupuestos son esenciales también «para demostrar solvencia económica y estabilidad política y económica».

Antoni Cañete ha utilizado los mismos argumentos para reclamar un acuerdo entre el Govern y los partidos con los que negocia: «Nos negamos a aceptar que no tengamos presupuestos. Supondría un fracaso de la política. Urgimos a continuar las conversaciones para poder tener unas cuentas con las que hacer frente a la actual situación social y económica».

Desde los sindicatos, el líder de UGT de Cataluña, Camil Ros, se ha mostrado convencido de que «el acuerdo es factible» y de que no hay obstáculos «insalvables», y ha instado a los partidos a asumir renuncias en pos de un consenso.

Ros ha subrayado la importancia de contar con nuevos presupuestos para poder dar luz verde a medidas pactadas por Govern y agentes sociales como el aumento del 8 % del Indicador de Renta de Suficiencia de Cataluña (IRSC), y ha recordado que se necesitan recursos para mejorar la dotación de la salud y la educación, sectores que van precisamente esta semana a la huelga.

El secretario general de CC.OO., Javier Pacheco, ha intervenido en la reunión de manera telemática por lo que luego no ha comparecido ante la prensa.