«Dalí Cibernético» o cómo navegar mediante el metaverso

Barcelona, 20 sep (EFE).- La exposición inmersiva «Dalí Cibernético» abre sus puertas hoy en el Centro de Artes Digitales Ideal de Barcelona, que presenta un insólito recorrido por el onírico universo creado por el artista ampurdanés y ofrece la primera experiencia con metaverso de forma colectiva y con libertad de movimiento en un centro artístico.

Este proyecto, que cuenta con el aval de la Fundación Gala-Salvador Dalí, desarrolla en diferentes salas todo el universo poético y onírico daliniano a través de proyecciones de gran formato, instalaciones interactivas, hologramas, realidad virtual e inteligencia artificial.

Ya en los años 50, Dalí dijo que tenía un cerebro electrónico; en los 70 realizó un holograma junto con un Nobel de Física; y en una entrevista ya aventuraba que el futuro del arte sería cibernético, un término que podría ser equivalente a digital, palabra que entonces no se utilizaba.

También decía que «la bidimensionalidad se le había quedado corta» y el propio artista ampurdanés buscaba «la inmortalidad a través de su obra y pensaba cómo pasaría su obra a lo largo de los siglos».

En un espacio introductorio se evoca la figura humanista de Dalí, que tras su etapa surrealista abandonó el referente freudiano para abrazar a científicos como Max Planck o Werner Heisenberg, físico pionero de la mecánica cuántica.

Se muestra al «Dalí humanista», que, como los artistas del Renacimiento, «toca todas las teclas de la creación y más allá» como el cine, la fotografía, las joyas, la ciencia, el arte visual; y en una película de los años 60 rodada en Nueva York se puede ver a un Dalí pionero hablando del arte cibernético: «El arte será cibernético o no será», afirma con rotundidad.

En la gran sala tridimensional se proyecta una película de treinta minutos en las que se suceden obras icónicas del pintor del «Gran Masturbador», así como los espacios que inspiraron a Dalí superpuestos con los cuadros, entre ellos el puerto de Cadaqués o el litoral rocoso de la Costa Brava, con una banda sonora compuesta por Rafel Plana, quien deconstruye y ofrece una versión tecno de una sardana o del popular «Cant dels ocells».

En la parte final del filme tres minutos generados por inteligencia artificial ‘juegan’ con la obra de Dalí.

Seguidamente, el visitante puede participar en una instalación interactiva que reproduce la «Princesa Cibernética» sobre la que se superponen elementos del mundo daliniano que cada persona puede controlar a partir de unas pequeñas pantallas y que puede personalizar con diferentes colores.

En el recorrido, el Dalí humanista aflora en un holograma de grandes dimensiones, que reproduce digitalmente la ‘performance’ que el artista realizó en Nueva York con la actriz Raquel Welch, combinado con las ruedas de la «máquina de pensar» que ideó en la Edad Media el filósofo mallorquín Ramon Llull.

Al final de la exposición, el espacio estrella, el «Metaverso daliniano» en el que el público, provisto de unas gafas de realidad virtual, navega sobre un barco con la figura de Gala como mascarón de proa por los universos dalinianos.

En esa experiencia única, el barco zarpa de la costa de Cadaqués para adentrarse en un mar lleno de langostas, elefantes de patas gigantes, huevos, lunas que se abren como huevos para alumbrar un sol naciente, hormigas o cruces tridimensionales.

«Dalí Cibernético» es una coproducción internacional de Layers of Reality y Exhibition Hub, y tiene prevista una gira internacional durante los próximos cuatro años, en los que la exposición se podrá ver en más de 30 ciudades, entre ellas Londres, Bruselas, Zúrich, Budapest, Múnich, Turín, Roma, Colonia, París, Bristol, Dublín, Manchester, Amberes, Valencia y Bilbao.