Por qué el sistema inmune de algunos niños no responde a la bronquiolitis

Madrid, 23 sep (EFE).- Investigadores españoles han descubierto por qué el sistema inmune de algunos niños no responde frente a la bronquiolitis o las sibilancias, cuadros que pueden llegar a hacerse crónicos y derivar en otro tipo de enfermedades como el asma.

La razón: la menor presencia de un biomarcador (el microARN denominado miR-146a-5p) en las vías respiratorias de los bebés y los niños con esas afecciones, lo que provoca que estos pacientes sean incapaces de controlar la inflamación que se genera como respuesta a la infección, y explicaría la cronicidad de estos cuadros.

La investigación, cuyos resultados publica la revista Cells, ha sido desarrollada por un equipo del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) y del Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD), en colaboración con investigadores del Hospital Severo Ochoa, del Hospital de la Paz, de la Universidad Alfonso X el Sabio y del Centro Nacional de Microbiología.

Las enfermedades respiratorias como la bronquiolitis y los episodios de sibilancias son de gran importancia durante la infancia, tanto por la gran morbilidad que acarrean, como por su potencial de desarrollar cronicidad que derive en enfermedades como el asma, ha subrayado hoy el Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

El equipo de investigación se centró en evaluar en bebés con bronquiolitis y con episodios de sibilancias la presencia del citado biomarcador, que se asocia comúnmente a características antiinflamatorias, para estudiar su posible papel en estas patologías.

Para ello, realizaron técnicas de biología molecular y celular usando muestras de aspirado nasofaríngeo de lactantes con bronquiolitis (tanto durante la enfermedad, como posteriormente a superarla), de niños con episodios de sibilancias y de niños sanos de la misma edad reclutados en los hospitales del estudio.

Además, utilizaron modelos in vitro de células epiteliales de las vías respiratorias pequeñas provenientes de individuos sanos.

En concreto, “se observó una reducción en la expresión de ese biomarcador en las vías respiratorias de bebés con bronquiolitis y en muestras de los niños que sufrieron de episodios de sibilancias, en comparación con los controles”, ha detallado Victoria del Pozo, jefa de grupo del CIBERES en el Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD).

En los niños que superaron la bronquiolitis, la presencia de ese marcador estaba aumentada," aunque sin alcanzar los niveles de controles de los niños sanos, pudiendo ser clave en la cronicidad de la inflamación”, ha explicado la investigadora.