866 refugiados de Ucrania han pasado por Las Caracolas en estos seis meses

Madrid, 24 ago (EFE).- El centro de acogida de emergencia temporal Las Caracolas del Ayuntamiento de Madrid ha recibido desde que comenzó la guerra entre Ucrania y Rusia a un total de 866 refugiados ucranianos, de los cuales 622 han dormido en este centro por lo menos una noche, según ha expuesto este miércoles la vicealcaldesa, Begoña Villacís, en la jornada en la que se cumplen seis meses del conflicto.

Durante una visita a una escuela infantil, la vicealcaldesa ha remarcado que Las Caracolas es el “mejor centro de refugiados o de los mejores que hay en Europa”, y ha recordado que se creó durante este mandato, en el que Cibeles está gobernado por PP y Ciudadanos.

“No pusimos pancartas pero sí creamos plazas” para refugiados, ha añadido la vicealcaldesa aludiendo implícitamente al cartel que colgaba de la fachada del Ayuntamiento en el Gobierno de Manuela Carmena, que decía ‘Refugees Welcome’.

Tras ofrecer las cifras de personas ucranianas que han pasado por el centro de Las Caracolas, Villacís ha expuesto que “en los últimos tiempos es verdad que no están llegando” refugiados de esta nacionalidad.

“La crisis o la guerra ha entrado en otra fase, y ahora mismo no estamos recibiendo esa presión, si bien es cierto que tenemos presión porque seguimos recibiendo refugiados de Venezuela, por ejemplo, y de otros sitios”, ha abundado Villacís.

En este sentido, ha querido “recordar” que el Gobierno de Pedro Sánchez “no está recibiendo a nuestros refugiados”.

“Es decir, está incumpliendo su deber legal, sus competencias, y, sobre todo, incumpliendo con su deber humanitario, de asumir los refugiados una vez transcurren quince días desde que el Ayuntamiento les ha recibido”, ha denunciado Villacís.

Y es que la “competencia” del Ayuntamiento es asistir a estas personas “durante los primeros quince días”, transcurrido los cuales “debería ser competencia del Gobierno”, pero éste “no está haciendo nada por ellos, les está dejando tirados”.

“Esto es importante que lo recordemos la próxima vez que veamos a Sánchez hacerse una foto con el Aquarius, o visitando un campo de refugiados. Es una foto absolutamente cínica, porque la realidad es que no están haciendo nada por ellos, pero nosotros sí que estamos cumpliendo nuestro cometido, sobre todo nuestro deber humanitario”, ha finalizado la vicealcaldesa.