«Empezamos de cero», dice Villacís en la presentación del decálogo de C’s

Madrid, 1 oct (EFE).- Un sistema único de educación, un pacto intergeneracional para un sistema de pensiones que es ahora «insostenible» o auditar el gasto público son algunas de las propuestas incluidas en el decálogo presentado por el equipo de la refundación de Ciudadanos, que empieza de «cero».

La vicealcaldesa de Madrid y coordinadora del equipo para la Refundación de Cs, Begoña Villacís, presenta las primeras conclusiones de los trabajos de la Refundación, durante un acto celebrado en la sede nacional del Ciudadanos, este sábado, en Madrid. EFE/ Sergio Pérez

«Empezamos de cero», pero con «mucha más sabiduría y conocimiento», ha dicho la vicealcaldesa de Madrid y coordinadora del equipo para la Refundación de Cs, Begoña Villacís, en el acto celebrado este sábado en Madrid en el que se han presentado las diez ideas programáticas, las conclusiones extraídas durante el proceso de refundación del partido, que arrancó el pasado mes de julio, con consultas hechas a afiliados.

Villacís ha asegurado que su formación va a hablar de lo que el PSOE y el PP «no van a decir en la vida»: «Nadie se atreve a decir en España que nuestro sistema de pensiones es insostenible» y «vamos a empezar a hablar de meritocracia» y de libertades», aunque ha advertido de que habrá «mucho populismo» que les intentará silenciar y mucho peso del bipartidismo que les querrá «cuestionar».

El decálogo ha sido elaborado a partir de las conclusiones extraídas de 2.076 cuestionarios realizados en cinco grupos de trabajo y que, según ha explicado Patricia Guasp, coordinadora autonómica de Cs en las Islas Baleares y miembro del equipo de refundación, supone «volver a poner en el centro de la agenda política temas propios», con políticas liberales y una agenda reformista, según han pedido los afiliados.

«Por el camino nos hemos perdido y hemos estado mirando demasiado a izquierda y derecha», ha reconocido Guasp, que ha explicado que los afiliados han pedido que C´s sea «un partido más abierto y transversal, mejor conectado con la sociedad civil» y en el que los territorios tengan más autonomía y protagonismo.

Caminar hacia un único plan educativo es el primer punto del decálogo, que apuesta también porque se destine un 3 por ciento del PIB a innovación y ciencia. Asimismo se quiere un «estado del bienestar reforzado pero no hablar del bienestar del estado», con auditorías para los sistemas de subsidios y ayudas.

Un modelo de Estado que reduzca «drásticamente» los nombramientos de cargos de libre designación e ir a un sistema electoral que se acerque a «un ciudadano, un voto» y que centralice las competencias de sanidad y educación, son otras de las propuestas del decálogo, en la que se contemplan además la moderación fiscal, ayudas para mejorar la tasa de natalidad, impulso del teletrabajo, que los padres decidan sobre los hijos y la protección de la educación concertada.

«Somos los únicos en decir la verdad» sobre un sistema de pensiones que va camino de agotarse, ha dicho Guasp, que ha insistido en la necesidad de un pacto intergeneracional que asegure las pensiones de las personas ya jubiladas sin comprometer las pensiones de quien hoy sigue trabajando.

Dimas Gragera, encargado de la organización, movilización y militancia en este proceso, ha asegurado que el futuro de lo que sea Ciudadanos «no lo van a definir columnistas en medios de comunicación ni tuiteros, sino los afiliados y los ciudadanos con su confianza o no».

«Estoy harto de escuchar los errores de Ciudadanos y habremos cometido errores (…) pero en un país donde los dos principales partidos han saqueado comunidades a manos llenas yo no me voy a flagelar por errores estratégicos», ha dicho Gragera, para quien el principal error de la formación ha sido «no aprovechar todo el talento repartido» por España.