Monasterio tiende la mano a Ayuso pero pide no caer en «frivolidades»

Madrid, 13 sep (EFE).- La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha ofrecido el apoyo de Vox a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, para demostrar que hay «una alternativa real» a la «miseria y la ruina», aunque le ha pedido que no caiga en «frivolidades».

«Cuídese de caer en la tentación de ser el niño en el bautizo, la novia en la boda y el muerto en el entierro. En definitiva, su horizonte de prioridades podría parecer alejado de los problemas reales de los madrileños o las competencias de una presidenta autonómica», ha manifestado.

Así lo ha expresado Monasterio durante su intervención en la segunda jornada del debate de estado de la región, respaldada por el líder de su partido, Santiago Abascal, desde la tribuna de invitados.

Ha indicado que aunque la Comunidad de Madrid no es «el infierno» que dibuja la izquierda, tampoco es el «mundo ideal» con una «gestión inmaculada sin crítica posible» que tratan de mostrar «los medios acérrimos de Ayuso».

En este sentido, ha cargado contra las últimas «actuaciones mediáticas» de la presidenta, como «sus tristes declaraciones sobre el aborto, que bien podrían estar en boca de Irene Montero», sus «rimbombantes participaciones en actos públicos como Tabarnia» o haber decretado tres días de luto oficial por «un jefe de Estado extranjero», la reina Isabel II del Reino Unido.

Ha pedido a Ayuso que acabe con las políticas «y normas suicidas en nombre del clima», como decretar la emergencia climática en la Comunidad de Madrid y también le ha preguntado si le parece «bien» el «Madrid Central de Almeida».

Ha cargado contra el Madrid «de los cursillos de igualdad», de los 136 diputados en la Asamblea, el «de los activistas de izquierda en las aulas», el que aprueba leyes que generan trabas, el de «los barrios con cámaras como en Gran Hermano», o el del «comunismo de datos».

«Tiene en su mano pararlo, hágalo, dé la batalla ideológica a la izquierda», le ha espetado.

En materia sanitaria, ha criticado el cierre de centros de salud y le ha pedido que dote a la sanidad de medios y recursos, que refuerce el sistema de cuidados paliativos y que combata el problema de las adicciones a través de una «educación de calidad».

Le ha reprochado que el PP haya votado en contra de la propuesta de Vox de la gratuidad de la educación y que se haya «tragado» el currículo del Gobierno.

Ha insistido en su petición de una reducción del «gasto público innecesario» y en una bajada de medio punto del IRPF, y aunque ha celebrado la medida anunciada este lunes por Díaz Ayuso de una cuota «cero» para los nuevos autónomos, ha dicho que el problema lo tiene los que ya son autónomos y «no aguantan más».

También ha celebrado que la presidenta haya decidido adelantar la deflactación a este año, aunque ha señalado que esto «no va a ser suficiente» y que esta deflactación podría ser respecto a la inflación y no a los salarios.

Ha pedido una auditoría para saber «dónde va cada céntimo que le cuesta ganar a los madrileños», y ha cargado contra las subvenciones a los «sindicatos de la mariscada» o contra los «22 millones de euros» que se destinan a los cursos de formación de «género».

En materia de transportes y vivienda, ha aplaudido las ampliaciones de Metro de Madrid que se hacen a través de los fondos europeos, y los nuevos planes de compra de vivienda y movilización del suelo público, aunque le ha insistido en su medida de eliminar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (TPO) que supondría un ahorro de 12.000 euros por familia.

También ha exigido que sea «valiente» con la liberalización de suelo, que les «pague los procesos judiciales» a las personas que han sufrido la okupación de sus viviendas, y que cumpla sus promesas respecto a los centros de menores extranjeros no acompañados.

«Cuando Sánchez dijo ‘vamos a por todo’, usted respondió ‘a por todo menos a por Madrid’. Señora Ayuso, no se equivoque, España somos todos, no sólo Madrid. Demostremos a los españoles, usted y yo lo podemos hacer, que existe una alternativa real a la de la miseria y la ruina. Si hace todo esto tendrá nuestra mano tendida», ha concluido Monasterio.