Benedicto XVI en València: familias, oración por las víctimas del metro y la causa Gürtel

València, (EFE).- Una llamada a la familia como centro de la sociedad y muestras de dolor por las víctimas del accidente de metro que dejó 43 muertos marcaron la visita del papa Benedicto XVI a la ciudad de València en 2006, en su primer viaje a España como pontífice, para el V Encuentro Mundial de las Familias, cuya gestión política terminó, años después, en los tribunales.

Del 3 al 9 de julio de 2006

Del 3 al 9 de julio, la ciudad de València vivió dos de los hechos más relevantes de la década: primero, el fallecimiento de 43 personas en el accidente de metro la estación de Jesús y, después, la primera visita del Papa a España, en la que rezó por los fallecidos en un suceso que también terminó siendo investigado.

Veinticuatro años después de la visita del Papa Juan Pablo II a Valencia, Benedicto XVI presidió en la capital de la Comunitat, los días 8 y 9 de julio de 2006, el V Encuentro Mundial de las Familias, que fue convocado por su antecesor antes de fallecer.

Primer viaje a España del pontífice

Se trataba del primer viaje a España del pontífice, tras su elección en 2005, y llegó a València solo cinco días después de que ocurriera el peor accidente de metro de la historia de España, en el que murieron 43 personas, por las que rezó ante la estación donde se produjo.

El papa estuvo acompañado por los Reyes, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el president de la Generalitat, Francisco Camps, y durante dos días visitó varios lugares religiosos y celebró la misa de clausura del Encuentro Mundial de las Familias.

Atrajo a València a un millón de personas

La visita papal trajo a Valencia peregrinos de varios países, y la asistencia a los actos rondó el millón de personas. Para los actos centrales, que se celebraron en el entorno de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, se construyó un altar rodeado de unas gradas ad hoc, que, según el análisis económico de la Generalitat en 2016, tuvo un coste de 1,5 millones de euros.

Y es que la oposición a esta visita no solo se limitó al colectivo «Jo no t’espere» (Yo no te espero), formado por entidades sociales, cristianas y en defensa de los derechos de gais y lesbianas, que exhibió pancartas con ese lema y presentó en el Arzobispado 1.500 instancias de apostasía.

También se pusieron en duda desde el primer momento los costes del evento, que ascendieron a 22 millones de euros, según la Intervención de la Generalitat.

Para organizar los actos de esta visita, se constituyó la Fundación V Encuentro, formada por la Generalitat, el Arzobispado, la Diputación y el Ayuntamiento de Valencia, y sus contrataciones formaron parte de una de las piezas de la rama valenciana del caso Gürtel, abierta en 2013.

Recorrido judicial de la visita

En la última etapa de un recorrido judicial de más de una década relacionado con el caso Gürtel, la Audiencia Nacional sentenció el pasado 2020 a penas de hasta 15 años de cárcel a 19 de los 23 acusados por la adjudicación ilegal al Grupo Correa del contrato para el suministro de pantallas, sonido y megafonía que se utilizaron en la visita del papa Benedicto XVI a València con motivo del V Encuentro de las Familias

Se condenó a los principales responsables de la trama Gürtel al considerar probado que incurrieron en múltiples delitos de prevaricación, malversación, fraude, cohecho y blanqueo, entre otros.

Por su parte, la Audiencia Provincial de Valencia, que juzgaba los supuestos contratos irregulares por la visita del papa en una causa en la que estaban investigados el expresident de la Generalitat Francisco Camps y otros altos cargos, archivó definitivamente la causa en 2021.

Se rechazaron de este modo los recursos que la Fiscalía y la Generalitat Valenciana habían interpuesto contra la decisión de sobreseer en dos ocasiones el caso, que investigaba posibles contrataciones irregulares con la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias.