CaixaBank gana 2.457 millones hasta septiembre, un 48,8% menos debido a la fusión

València/Barcelona (EFE).- CaixaBank ganó 2.457 millones de euros de enero a septiembre, lo que supone un 48,8 % menos que en el mismo período del año anterior, cuando su beneficio se disparó a 4.801 millones por los efectos contables derivados de la fusión con Bankia.

En una comunicación a la CNMV, el supervisor bursátil español, CaixaBank, con sede social en València, ha precisado que, en base comparable, el resultado creció un 17,7 %, sustentado en la buena evolución de la actividad comercial y en los ahorros de costes logrados por la integración con Bankia.

El resultado hasta septiembre de 2021 incluía una aportación positiva a efectos contables de 4.300 millones del el fondo negativo de comercio.

En cuanto al resultado contable, aumentó un 21,5 % hasta septiembre sin incluir los efectos extraordinarios derivados de la fusión.

Aislando dichos efectos extraordinarios, los ingresos de la CaixaBank ascendieron hasta 8.647 millones de enero a septiembre, lo que supone un 2,7 % más respecto al mismo período de 2021.

La caída del margen de intereses (-0,4 %) y de los ingresos de participadas (-34,7 %) se compensó por la evolución positiva del resto de ingresos (+ 6,9 %), respaldados por una elevada actividad comercial, argumenta el banco.

Además, el crecimiento del margen bruto (+ 2,7 %) y la reducción de los gastos de administración y amortización recurrentes (- 5,9 %) permitieron hasta septiembre un importante crecimiento del margen de explotación sin extraordinarios (+ 14 %).

Fachada de una sucursal de CaixaBank. EFE/Emilio Naranjo/Archivo
Fachada de una sucursal de CaixaBank. EFE/Emilio Naranjo/Archivo

132 millones por dividendos CaixaBank

Hasta el tercer trimestre del año la entidad ha ingresado 132 millones por dividendos (-13,6 %), lo que incluye los percibidos por empresas como Telefónica, mientras que los resultados atribuidos de entidades valoradas por el método de participación alcanzaron los 207 millones (- 41,6 %), afectados por la salida del capital de Erste Group Bank, entre otros factores.

En términos de rentabilidad, el banco alcanzó una rentabilidad sobre recursos propios (ROTE) del 8,4 % al cierre de septiembre, en niveles similares a los de 2021, si bien todavía está por debajo del coste de capital.

Respecto a la evolución de las comisiones recurrentes, aumentaron un 2,1 %, mientras que la entidad logró reducir sus costes de administración y amortización recurrentes un 5,9 %.

Concretamente, los costes de personal cayeron un 8,5 % interanual, debido a la salida de empleados pactada con los sindicatos.

En cuanto a la evolución del crédito, el banco siguió creciendo tanto en particulares como en empresas y la cartera de crédito sana -excluyendo los saldos dudosos- creció en 11.491 millones, un 3,4 %, hasta los 351.462 millones.

Así, la cartera sana de empresas aumentó un 7 %, en consumo repuntó un 3,6 % y un 0,8 % en hipotecas.

Las hipotecas a particulares se duplicaron las concesiones respecto al mismo período del año anterior, con 10.527 millones, de forma que la entidad alcanza una cuota de nueva producción de hipotecas del 23 %.

En esta línea, predominan las hipotecas a tipo fijo, que suponen más del 90 % de las firmadas en los nueve primeros meses de este año.

También tuvo una buena evolución el crédito al consumo, que crece un 23 % en comparación a los nueve primeros meses de 2021.

La morosidad baja y se sitúa en mínimos de 2008

Pese al complicado contexto macroeconómico, marcado por la elevada inflación, la morosidad se redujo hasta el 3 %, a niveles mínimos no alcanzados desde 2008.

Teniendo en cuenta que las incertidumbres macroeconómicas todavía están latentes, CaixaBank dispone de un fondo colectivo de provisiones por importe de 1.257 millones de euros, que se ha mantenido estable en el trimestre, recuerda la entidad.

Respecto a los recursos totales de clientes se situaron al cierre de septiembre en 612.504 millones (caen un 1,2 % en el año), mientras que los activos bajo gestión alcanzan los 144.133 millones de euros(-8,8 % en el año), penalizados por la fuerte volatilidad de los mercados.

Con todo, la entidad resalta que a pesar del entorno macroeconómico y del mal comportamiento de los mercados financieros, logró captar 10.948 millones.

Por otra parte, el banco mantiene una sólida posición de capital y liquidez y situó la ratio de solvencia CET1 en el 12,4 % tras el impacto del programa extraordinario de recompra de acciones.

«Afrontamos los próximos trimestres con una elevada fortaleza financiera que nos permitirá ayuda a la sociedad en el actual contexto de incertidumbre», ha asegurado el consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar, en un comunicado.

Edición web: Macarena Lázaro