Camps se sienta en el banquillo por su última causa pendiente del caso Gürtel

Madrid/València (EFE).- El expresident de la Generalitat Francisco Camps se sienta desde este lunes en el banquillo de los acusados por el último fleco del caso Gürtel que tiene abierto, relacionado con la adjudicación a la trama del montaje de un expositor en Fitur, en 2009, un juicio en el que alrededor de una decena de acusados, incluidos los cabecillas de la red, han pactado con la Fiscalía.

Aplazado el juicio una semana

Tras apenas 20 minutos de la primera sesión, la Audiencia Nacional ha acordado suspender el juicio ante las «dificultades» denunciadas por algunas defensas para acceder a la documentación de la causa y para evitar causar «indefensión» a los acusados, que pueda llevar a «una posible nulidad de actuaciones».

El juicio que ha iniciado este lunes el tribunal, sienta en el banquillo a Camps por el último fleco del caso Gürtel que tiene pendiente: la presunta adjudicación irregular a una empresa de la trama de un expositor de Fitur, en 2009, por el que se enfrenta a una petición de 2 años y medio de cárcel y 10 de inhabilitación.

El presidente del tribunal que juzga estos hechos, José Antonio Mora Alarcón, ha indicado que no tiene «más remedio» que aplazar el juicio y «dar un lapsus de una semana» para «garantizar el derecho a la defensa» y que todos los abogados puedan acceder a la documentación de la causa.

Ha explicado que al tribunal «le ha llegado hoy» un escrito de la Generalitat valenciana», que se ha personado en el procedimiento y «ha presentado otro escrito de conclusiones provisionales», al que no han tenido acceso los abogados defensores y del que «depende mucho su escrito de defensa».

Pese a que algunos abogados han sugerido continuar el juicio para los acusados que han reconocido los hechos tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía, el tribunal ha optado por suspender esta semana el juicio para evitar causar algún tipo de «indefensión».

Camps dice que nadie se llevó «un euro» y carga contra Puig

Minutos antes de sentarse en el banquillo, Camps ha vuelto a subrayar su inocencia y ha puesto de nuevo en valor que fue absuelto del único juicio al que se enfrentó por esta causa, el conocido como «el de los trajes», que lo llevó a dimitir en 2011, y que todas las piezas que se abrieron contra él fueron archivadas a su favor.

También ha mostrado su esperanza de regresar a la política y ha cargado contra el actual president de la Generalitat, el socialista Ximo Puig.

Imagen este lunes del juicio en la Audiencia Nacional por caso Gürtel en relación a la adjudicación a la empresa de la trama Orange Market, del expositor valenciano en la feria Fitur de 2009. EFE/ Zipi

Catorce años desde del estallido del caso Gürtel

Casi catorce años después del estallido del caso, la Audiencia Nacional todavía tiene piezas de esta macrocausa por juzgar, como la que ha empezado esta semana, en la que quien fuese presidente valenciano durante ocho años (2003-2011) se enfrenta a una petición de la Fiscalía Anticorrupción de dos años y medio de cárcel y diez de inhabilitación por los delitos de prevaricación y fraude.

Es su segundo juicio por Gürtel -el primero, conocido como el de «los trajes» y en el que acabó absuelto, le llevó a dimitir en 2011- y lo afronta con «absoluta tranquilidad», según manifestó públicamente esta semana. Además de recordar que «ya son nueve las causas que se han archivado» contra él, el expresident confesó que le «encantaría volver otra vez a la primera línea de batalla», a la política.

Una veintena de acusados en esta pieza de Gürtel

Junto a él se juzga a más de una veintena de personas, incluidos varios ex altos cargos del gobierno valenciano y también el considerado cabecilla de la red, Francisco Correa; su número dos, Pablo Crespo, y el responsable de las empresas en Valencia, Álvaro Pérez, el Bigotes.

Los tres se encuentran desde hace años cumpliendo diversas condenas por Gürtel y en esta pieza, como en alguna otra más, han reconocido los hechos tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía. El primero ha aceptado una condena de 2 años y medio de prisión.

No son los únicos. En torno a una decena de acusados han admitido los hechos, como los ex altos cargos de la Generalitat Silvia Caballer, Vicente Farnós, Enrique Navarro o Enrique Bort.

El expresident de la Generalitat Francisco Camps, durante una comparecencia. EFE/Kai Försterling/Archivo

Camps mantiene su inocencia

Pero ese no es el caso de Camps, que mantiene su inocencia y que ya pidió hace meses al tribunal que no tuviese en cuenta las confesiones de estos acusados como un «instrumento incriminatorio» contra él.

El también expresidente del PP valenciano está acusado de dar instrucciones a la ex directora general de promoción institucional Salvadora Ibars para que le adjudicasen a la filial de Gürtel en Valencia, Orange Market, el montaje de un expositor del pabellón de la Comunidad Valenciana por 366.529 euros.

La investigación contra él surgió de otro juicio de Gürtel, cuando algunos acusados como Álvaro Pérez, el Bigotes, o el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa, le apuntaron como responsable de adjudicaciones a esa empresa.

Anticorrupción sostiene que las empresas de Gürtel se asentaron en la comunidad en 2003 para «aprovechar las posibilidades de negocio que les ofreció» Camps y «una posición ventajosa en la convocatoria y adjudicación de contratos públicos».

Cree que, en el caso de Fitur 2009, la adjudicación se produjo para «contentar» a la trama por la «elevada deuda acumulada» que tenía Orange Market con el PP por la organización de actos del partido en años anteriores, y sostiene que Álvaro Pérez, responsable de la red en la comunidad, y el contable de la citada empresa, Cándido Herrero, se concertaron con Camps para que «dispusiera lo necesario para que el contrato» fuera para esa mercantil.