Castelló pide a sus vecinos que reciclen los juguetes eróticos que ya no les «hagan vibrar»

Castelló (EFE).- Los juguetes eróticos, al final de su vida útil, deben ser tratados como pequeños electrodomésticos y como residuos plásticos y, para llamar la atención sobre su reciclaje, el Ayuntamiento de Castelló ha lanzado una ambiciosa campaña con un lema muy directo: «Si ja no et fa vibrar, el plaer és reciclar».

A petición de los comercios de juguetes eróticos de la ciudad, y a semejanza de otras campañas desarrolladas ya en Madrid o Murcia pero nunca antes en la Comunitat Valenciana, el Ayuntamiento de la capital de la Plana ha presentado este viernes los detalles de un plan basado tanto en la promoción visual del mensaje como en el reparto de contenedores específicos para depositar esos productos.

Desde el consistorio han destacado que hay que llevar estos juguetes a puntos limpios, nunca lanzarlos a la basura normal ni de plástico, puesto que estos productos, como todos los aparatos domésticos eléctricos y electrónicos, tienen componentes y materiales contaminantes. Para depositarlos, primero deben limpiarse y siempre es mejor separar las piezas e introducirlas en una bolsa.

El concejal de Reciclaje y Residuos, Ignasi Garcia, ha presentado la iniciativa acompañado de Inma Molina, gerente de Kinplaer; Rogelio José Pérez, de Fever; y José Manuel Sánchez, de Tu Segundo Deseo; además de Vicente Apolinar, del grupo FCC, y las educadoras medioambientals Mónica Fernández y Alicia Calero, y ha hecho entrega de los contenedores.

Facilitar el reciclaje de los juguetes eróticos

«El reciclaje tiene que llegar a todos los aspectos de nuestra vida y hay ciertos enseres, productos o juguetes íntimos que resultan más comprometidos o que pueden generar cierto problema o compromiso a la intimidad llevarlo a un ecoparque móvil», ha indicado Garcia.

Para facilitar su reciclaje, desde el Ayuntamiento han colaborado con los comercios eróticos de Castelló con el objetivo de promover esta iniciativa con puntos de recogida de estos pequeños electrodomésticos que ya no funcionan para facilitar su tratamiento y su reciclaje de una manera adecuada.

Dentro de la iniciativa, y para fomentar el reciclaje de estos juguetes en los puntos de recogida de cara a la campaña de Navidad, los comercios colaborarán también con el equipo de educación medioambiental de Castelló para su recogida y seguimiento, trasladándolos a las plantas autorizadas para aparatos con pilas o con baterías incorporadas, y para plásticos y materiales derivados.