Compromís avisa a Puig de que no baje los «impuestos a los más ricos» de forma unilateral

València, EFE.- La síndica de Compromís en Les Corts, Papi Robles, ha hecho este jueves una «llamada a la reflexión para cuidar» el Botànic y «cultivarlo» con acuerdos, y ha alertado de que sería un «gran error» que el PSPV-PSOE siguiera adelante con su propuesta «unilateral» de «bajar impuestos a los más ricos».

Robles se ha pronunciado así en la sesión de control al president de la Generalitat, Ximo Puig, en la que ha reprochado que los socialistas pretendan presentar una enmienda a la ley de acompañamiento para que las empresas familiares que facturan más de 10 millones de euros tengan una bonificación al 99 % del impuesto de Sucesiones.

Robles aboga por fortalecer los servicios públicos

La síndica de Compromís ha considerado que esa propuesta «debilita los servicios públicos, rompe acuerdos del Botànic y no ayuda a mejorar la economía», y ha aseverado que si Compromís tiene que elegir entre pactar con la derecha y fortalecer al Botànic, elige lo segundo, fortalecer los servicios públicos.

El president le ha replicado que se trata de una propuesta «abierta» que además no tendrá un impacto económico «relevante» -ha señalado que probablemente no llegará al medio millón de euros-, de manera que no están «poniendo en cuestión el Estado del bienestar».

Puig dice que se trata de generar «menos problemas»

Puig ha insistido en que se trata de generar «menos problemas» en la sucesión de estas empresas y más arraigo en el territorio, y ha defendido la necesidad de mandar «un mensaje claro: que este Gobierno, que gobierna para todos, gobierna también para las pequeñas y medianas empresas valencianas».

Ha destacado que esta medida busca proteger a las empresas familiares valencianas para que cada día tengan un tamaño superior, que es la manera de «conseguir mejores sueldos, entre otras cosas», y que no se pierdan ni su arraigo ni su singularidad.

Garantizar mayor competitividad

Se trata, ha explicado Puig, de garantizar que las empresas familiares sigan en manos de sus fundadores tras los cambios generacionales y evitar que sean absorbidas por grandes multinacionales o fondos de inversión; que tengan un mayor tamaño para lograr mayor competitividad; y equiparara las bonificaciones en las transmisiones de sucesiones a la normativa estatal.

El president ha insistido en que el Consell del Botànic ha mantenido desde el primer día la «firme vocación de fortalecer el escudo social» e impulsar el tejido productivo, y ha destacado que quieren usar la política fiscal para hacer política económica, para incentivar a las empresas valencianas en un momento complicado, pues crecimiento y redistribución no son incompatibles.

La síndica de Compromís ha insistido en que el Botànic es «lo mejor que le ha pasado a la democracia valenciana» y hay que «cultivarlo» con acuerdos, como el que se alcanzó en 2020 sobre el impuesto de sucesiones y donaciones para bonificarlo a pequeñas y medianas empresas que facturen hasta 10 millones de euros, en el que cedieron las tres partes.

Robles ha señalado que la clase media empresarial «no son los que ganan más de 10 millones de euros» y ha preguntado a Puig si considera que es «preferible bajar los impuestos a los ricos o continuar la senda de fortalecer los servicios públicos» con recursos.

Pilar Lima muestra «preocupación»

Por su parte, la síndica de Unides Podem, Pilar Lima, ha señalado que está «preocupada», porque a su juicio no se está «teniendo en cuenta» en el Consell que más del 80 por ciento de españoles están de acuerdo y muy de acuerdo con los que más tienen aporten más, según el CIS.

«No se preocupe, en esta Comunitat van a continuar pagando aquellos que tiene más recursos, no le quepa a menor duda», le ha respondido el president.