Detenido tras cometer cuatro robos, dos de ellos en viviendas, en una mañana

Alicante, 13 sep (EFE).- Un hombre de 30 años ha sido detenido por cometer presuntamente cuatro robos, dos de ellos en viviendas, en una misma mañana en la playa alicantina del Postiguet, donde robó un móvil, una banderola e intentó robar en dos casas próximas, pese a que la presencia de los propietarios le empujó a huir.

La Policía Nacional ha informado en un comunicado que el varón, de origen marroquí, cometió los cuatro delitos de los que se le acusa en un corto intervalo de tiempo y que en el primero de ellos, tras ser perseguido por las víctimas, intentó huir rompiendo una botella de vidrio contra una valla para amenazar a sus perseguidores.

Así, en el primer hurto, el hombre se acercó a las toallas de unos turistas franceses y sustrajo un teléfono móvil perteneciente a uno de ellos.

Uno de esos turistas, que presenció el robo, avisó al resto del grupo con el que estaba y siguieron al autor para pedirle que les devolviera el teléfono móvil, a lo que el detenido reaccionó rompiendo la botella de vidrio y amenazando a las víctimas.

El joven huyó y los turistas llamaron a la Policía Nacional, que minutos más tarde observó a un varón que coincidía plenamente con las características aportadas por las víctimas del robo, interceptándolo para realizar las comprobaciones pertinentes y determinar si efectivamente se trataba del presunto autor de los hechos.

En el mismo instante en el que el varón vio que los agentes se aproximaban a él, arrojó al suelo una bandolera de color negro, un teléfono móvil y una toalla de playa, y continuó delinquiendo mientras huía, pues cuando los agentes estaban identificándole, se acercó a ellos un trabajador que tenía estacionada cerca su furgoneta de trabajo, manifestando que le habían sustraído una bandolera de color negro al ausentarse un momento del lugar.

Mientras, acudieron al lugar las víctimas del robo que tuvo lugar en la misma playa, quienes reconocieron a este individuo como presunto autor del robo, identificando el teléfono móvil recuperado por los agentes y que éste portaba previamente antes de tirarlo al suelo junto con la bandolera negra, por lo que una vez determinada su presunta autoría en el robo con intimidación, detuvieron al varón.

Asimismo, los agentes también fueron requeridos por los propietarios de dos viviendas cercanas, manifestando uno de ellos que un hombre había intentado entrar a su vivienda por la terraza tras escalar por el muro perimetral y que le había sustraído una toalla de playa, tras lo cual el varón intentó acceder también a su domicilio pero finalmente huyó al advertir la presencia del propietario de la vivienda.

Por otro lado, el propietario de la segunda vivienda asaltada aseguró que un varón intentó entrar a su casa a través del patio, pero que el asaltante no pudo conseguirlo debido a la fuerte oposición que ejerció en esos momentos el propietario de la vivienda.

Además, este propietario, había grabado todo los sucedido con la cámara de su teléfono móvil, mostrando las imágenes a los agentes.

El detenido, de 30 años de edad, de nacionalidad marroquí, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Alicante quien decretó libertad provisional a la espera de juicio.