El nuevo arzobispo de Valencia: «la Iglesia no es un partido político»

València, 10 dic (EFE).- El nuevo arzobispo de Valencia, Enrique Benavent, ha agradecido que se haya confiando en él para esta nueva misión, y ha advertido de que» la Iglesia no es un partido político», aunque tiene el deber de «trabajar por una sociedad más justa».

Benavent se ha pronunciado así en la Catedral de València, durante el acto de toma de posesión como nuevo arzobispo, un cargo en el que sucede al cardenal Antonio Cañizares, y en el que ha participado el nuncio del papa en España, Bernardito Auza.

En un discurso en el que ha alternado el castellano y el valenciano, el nuevo arzobispo, nacido en Quatretonda (Valencia), ha defendido que la Iglesia «no es una organización humana con fines terrenales».

En este sentido, ha dicho que aunque los cristianos viven en el mundo, no son «un poder fáctico que actúa a escondidas».

Ha afirmado que aunque tienen «el deber de trabajar por una sociedad más justa, y por tanto es legítimo que muchos se comprometan en la vida política, la Iglesia no es un partido político».

«Aporta a la sociedad una reflexión de carácter moral sobre las realidades humanas», pero, según ha asegurado, «no nos marcamos objetivos humanos».

EL ARZOBISPO OFRECE COLABORACIÓN Y LEALTAD

Al acto han asistido numerosas autoridades, como el president de la Generalitat, Ximo Puig; el presidente de Les Corts, Enric Morera; la delegada del Gobierno en la Comunitat, Pilar Bernabé; la vicealcaldesa de València, Sandra Gómez, o los presidente de las tres diputaciones provinciales, entre otras.

A todos ellos, Benavent les ha ofrecido su «colaboración sincera y leal» en todo aquello que «contribuya al bien social de la sociedad», al tiempo que ha reivindicado «la gratitud» como «el tono vital de la vida del creyente y de la relación entre las personas».

Revestido con el traje coral y acompañado del vicario general de la Archidiócesis, Vicente Fontestad, el arzobispo electo se ha trasladado a primera hora de la mañana desde el colegio Jesús-María de Valencia, donde ha pernoctado, hasta el Palacio Arzobispal.

Allí ha sido recibido por el nuncio del papa en España y por el cardenal Cañizares, así como por los cardenales, arzobispos y obispos que han participado en los actos de la toma de posesión.

Benavent ha acudido a la Basílica de la Virgen de los Desamparados para venerar la imagen de la patrona de los valencianos, una ceremonia tradicional previa a la toma de posesión en la Catedral, que ha finalizado con el canto del Himno de la Coronación por parte del nuevo titular de la Archidiócesis.