El rey reivindica que es prioritario atraer y retener talento científico

València (EFE).- El rey Felipe VI ha reivindicado este viernes que sigue siendo «prioritario atraer y retener» talento científico e innovador, pues será «esencial» para que España sea un país «más competitivo internacionalmente y con mayor autonomía estratégica».

Así lo ha destacado durante su discurso en la entrega de los Premios Rei Jaume I, en el que ha dedicado un «recuerdo entrañable» al profesor Santiago Grisolía, impulsor de estos galardones y fallecido el pasado mes de agosto a los 99 años, y a su «inolvidable mirada serena, curiosa y generosa».

Felipe VI ha felicitado a los seis premiados este año y ha agradecido el esfuerzo de todas aquellas personas, instituciones y empresas que, siguiendo la estela del profesor Grisolía, continúan «plenamente comprometidas» con estos premios y con la ciencia y la innovación en València.

Los Reyes junto a Angela Pérez Pérez, Premio Jaume I al Emprendedor, , entregado hoy en la Lonja de Valencia. EFE/ Manuel Bruque
Los Reyes junto a Angela Pérez Pérez, Premio Jaume I al Emprendedor, , entregado hoy en la Lonja de Valencia. EFE/ Manuel Bruque

Un legado imperecedero

Ha calificado de «imperecedero» el legado de Grisolía, «un valenciano universal que dedicó su vida, su pasión y su talento» a mejorar la sociedad a través de la ciencia y «un visionario» que se anticipó al futuro con avances tan determinantes como el ‘Proyecto Genoma Humano’, al que recuerda con «afecto, admiración y gratitud».

El rey ha rememorado su relación con Grisolía, que comenzó hace tres décadas cuando le entregó en 1990 el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, y poco antes vino a València a presidir por primera vez la ceremonia de los Premios Rei Jaume I, tras la que ha regresado en varias ocasiones.

Según ha señalado, asistir a la entrega de estos «importantísimos premios» para España a grandes figuras de la ciencia e investigación y del talento emprendedor ha sido siempre un honor, pero hacerlo de la mano de Grisolía «era algo muy especial, emocionante, tanto por la pasión con la que lo vivía» como por su esfuerzo permanente en divulgar cada avance o descubrimiento.

Ha reivindicado también, el esfuerzo del científico en recabar todos los apoyos posibles para «elevar en España nuestro nivel científico, fomentar vocaciones tempranas y lograr mayor retención y atracción de talento» en España, «el sueño que más ilusión le hacía y al que tanto se empeñó en hacer realidad».

Ha asegurado que la energía y actividad de este «maestro incansable no solo en generar conocimiento, sino también en acercarlo a la sociedad para hacerla avanzar» fue «asombrosa», y cuyo secreto atribuía a que «si no pedaleas, te caes».

El rey ha destacado el tesón que caracteriza a las personas de ciencia, que «nunca dejan de pedalear», y participan «en una carrera de fondo» en equipo y de relevos, donde cada cual comienza donde lo dejó el anterior.

Un maratón colectivo

El rey ha destacado que «para completar este maratón colectivo» cuya meta es comprender el mundo que nos rodea para poder cambiarlo y mejorar la vida de las personas, se necesita «el apoyo firme de todo un país, la confianza plena de la sociedad y una estrecha conexión con las empresas y las mentes más emprendedoras».

Ha explicado que durante las 34 ediciones de estos galardones, se ha reconocido a cerca de un centenar de investigadores, innovadores y emprendedores comprometidos con su entorno y su tiempo, personas «ejemplares y esenciales» a las que se rinde homenaje «como portadores de esperanza y futuro».

En la edición de este año, ha resaltado que los premiados trabajan en la aplicación de algoritmos matemáticos (Jesús Sanz); contribuciones a la solución de conflictos (Marta Reynal); técnicas quirúrgicas avanzadas (Antonio de Lacy); detección telemática de las temperaturas de la Tierra (Emilio Chuvieco); técnicas de sensores basados en la nanotecnología aplicada a la biología (Monserrat Calleja) y servicios avanzados de secuenciación del genoma para la prevención de enfermedades (Ángela Pérez).

«Todos merecen el aplauso y el apoyo de nuestro país»

«Todos merecen el aplauso y el apoyo de nuestro país», ha afirmado el rey, quien ha señalado que hace algo más de un siglo, exactamente un 25 de noviembre, el físico alemán Albert Einstein revolucionó la compresión del universo, del tiempo y del espacio con la presentación de la Teoría de la Relatividad, continuando el camino que cuatro siglos atrás contribuyó a iniciar el científico valenciano Jerónimo Muñoz.

Muñoz y Einstein tenían en común «su espíritu humanista», ha indicado Felipe VI, una cualidad que caracterizó también al Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal, cuya obra y figura se reivindica en 2022, año dedicado a él y a «la relevancia de la Ciencia para dar respuesta a los grandes retos globales contemporáneos».

Ha asegurado que la creatividad y el pensamiento crítico que caracterizaron a Ramón y Cajal y que está tan presente en las Humanidades y en las Ciencias Sociales, son hoy «habilidades indispensables para afrontar esta era digital en la que el avance científico y tecnológico acelerado está transformando nuestra vida a una velocidad vertiginosa».