Episodio de lluvias: restablecida la C-3, sin lluvias relevantes y sin avisos

València, 13 nov (EFE).- La Comunitat Valenciana comienza a volver a la normalidad tras el episodio de lluvias de las últimas horas que causaron numerosos incidentes en Valencia y Castellón y esta noche no ha registrado precipitaciones relevantes, ya no hay avisos vigentes y se ha restablecido la circulación de trenes en la línea de Cercanías entre Valencia y Utiel.

En la provincia de Valencia, los bomberos siguen atendiendo servicios en Alaquàs, Torrent, Paiporta, L’Eliana y La Pobla de Vallbona derivados de las fuertes lluvias de este sábado, y en Castellón continúan realizando achiques en Borriana y Moncofa.

Siguen afectadas ocho carreteras de la red secundaria por inundación o desprendimientos, según el balance de la noche del Centro de Coordinación de Emergencias (CCE) de la Generalitat con información del Centro de Gestión de Servicios de Apoyo a la Movilidad de la Conselleria de Política Territorial.

El CCE, que mantiene el contacto permanente con los ayuntamientos afectados por el temporal, ha establecido el fin de las preemergencias por lluvias activas en la provincia de Castellón e interior norte de Valencia, pero mantiene las situaciones de emergencia en la Plana Baixa, l’Horta Oest y el Camp de Túria.

A las 06.10 horas ADIF ha restablecido el servicio de la C-3 Valencia-Utiel y ha informado de que la vía entre Castellón y Borriana está en condiciones de circulación, mientras que Metrovalencia mantiene cortada la línea 2 entre L’Eliana y Llíria.

Desde la medianoche se han recibido en el teléfono de emergencias 112 un total de 46 llamadas relacionadas con el episodio de lluvias que se han traducido en 37 incidentes.

El desembalse controlado de Ribesalbes que inició anoche Iberdrola por el incremento de caudal ha finalizado a las 03.00 horas, y la Confederación Hidrográfica del Júcar informa de que no hay incidentes relevantes y todos los caudales están bajo los umbrales de aviso. El embalse de Ulldecona vierte agua por el aliviadero con un caudal inferior a 7 m3/s, sin suponer ningún riesgo.