Las Fiscalías se han opuesto a revisar 8 condenas por delito sexual en la Comunitat Valenciana

València, (EFE).- Las Fiscalías de la Comunitat Valenciana se han opuesto por el momento a la revisión de unas ocho sentencias condenatorias por delitos sexuales tras la entrada en vigor de la conocida como ‘ley del solo sí es sí’, según ha explicado este lunes la fiscal superior de la Comunitat Valenciana, Teresa Gisbert.

Muy pocos casos revisados

Gisbert ha señalado a los medios de comunicación antes de comparecer en Les Corts Valencianes para presentar la última Memoria de la Fiscalía que, según la información que le han remitido los fiscales jefes provinciales, son todavía «muy pocos» los casos que se han revisado: en Valencia seis o siete, en Alicante uno y en Castellón uno o ninguno.

En todos estos casos, la Fiscalía se ha opuesto a la revisión de la condena por considerar, con los mismos criterios que el decreto de la Fiscalía General del Estado, que la pena impuesta «cabe en la horquilla de la nueva legislación», ha precisado Gisbert.

Más de un centenar de sentencias revisándose

Según los últimos datos, los juzgados de la Comunitat Valenciana están revisando más de un centenar de sentencias condenatorias por delitos sexuales tras la entrada en vigor de la Ley Orgánica 10/22 de Garantía Integral de la Libertad Sexual, conocida como «ley del solo sí es sí».

Posibilidad de escuchar a las víctimas

Por otra parte, Gisbert ha indicado que la Fiscalía de Valencia está estudiando la posibilidad de escuchar a las víctimas en las sentencias que se revisan, algo que «cualquier jurista que vea el estatuto de la víctima se lo puede plantear», si bien ha afirmado que «la solución no está nada clara» y de momento no se va a tomar ninguna iniciativa.

«Yo no lo tengo claro, porque hay un peligro de revictimización y eso hay que valorarlo», no sea que intentando ayudar a la víctima el resultado «sea peor», ha indicado la fiscal superior, quien ha insistido en que hay que estudiarlo «muy bien» y, por ejemplo, ofrecer la posibilidad de preguntar si quiere ser oída, y si no quiere no hacerlo.

Ha recordado que el estatuto de la víctima no prevé expresamente que se oiga a las víctimas en el periodo de revisión de la condena, sino que se le notifiquen la resoluciones, por lo que habría que hacer una interpretación extensiva.

También ha destacado que hasta ahora nunca se había producido una situación que puede afectar «a tantos condenados y a tantas mujeres».

Gisbert ha hecho hincapié en que, en todo caso, y a diferencia de lo que está pasando con los jueces, las Fiscalías actúan con unidad de criterio y en la misma línea.