Tajo-Segura: La Generalitat insta a respetar el acuerdo

València (EFE).- La Abogacía General de la Generalitat Valenciana ha elaborado, a petición del Ejecutivo autonómico, un «contundente» informe con el objetivo de que sirva como «base jurídica» para instar al Gobierno a que respete el proyecto de real decreto tal como fue aprobado por el Consejo Nacional del Agua, el pasado 29 de noviembre, y que garantiza el futuro del trasvase Tajo-Segura.

El informe de la Abogacía de la Generalitat, ha informado el Gobierno valenciano en un comunicado, «desmonta los argumentos esgrimidos para tratar de justificar un cambio de última hora en relación a los criterios para fijar los caudales ecológicos, argumentos en los que el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, apela a una serie de sentencias del Tribunal Supremo sobre el particular».

LOS CAUDALES ECOLÓGICOS

Tras analizar la doctrina emitida al respecto por el Alto Tribunal, la Abogacía de la Generalitat concluye que «en ningún momento el Supremo se pronuncia sobre el aumento de los caudales ecológicos, sino que únicamente señala que hay que fijarlos».

Indica asimismo que «a la hora de establecerlos hay que tener en cuenta una serie de variables, no sólo ecológicas, sino también socieconómicas y que la fijación de esos caudales no puede realizarse de manera indiciaria y sin la debida justificación».

Por ello, recuerda que «precisamente, esos son los principios en que se basa la disposición novena del proyecto de real decreto cuyo mantenimiento cuestiona ahora el Gobierno».

Esa disposición establece que “si con las medidas aplicadas se cumplen los objetivos ambientales fijados para esas masas de agua no será necesario aplicar los escalones previstos en el plan hidrológico partir del 1 de enero de 2026”, o lo que es lo mismo: no será necesario incrementar los caudales ecológicos a su paso por Aranjuez, lo cual garantiza la llegada del agua procedente del Tajo hasta la cuenca del Segura.

SIN JUSTIFICACIÓN PARA MODIFICAR EL TAJO-SEGURA

En definitiva, el Gobierno valenciano entiende que no existe, tal como avala el informe de la Abogacía, «ninguna justificación jurídica ni técnica para modificar en el último momento un texto que fue aprobado por amplia mayoría en el Consejo Nacional del Agua».

Los representantes del Gobierno valenciano que asistieron a la reunión del citado organismo, la consellera de Agricultura, Isaura Navarro, y el secretario autonómico de Transición Ecológica, Francisco Candela, han elaborado un informe explicativo en el que advierten de que cambiarán el sentido de su voto sobre el plan del Tajo si finalmente se llevase a cabo una modificación de lo pactado.

Señalan, en concreto, que su abstención sobre el plan de cuenca del Tajo estaba condicionada al cumplimiento expreso de la disposición sobre los ya aludidos criterios para determinar los caudales ecológicos, pero indican que si ahora se suprimiese esa disposición los votos el Consell pasarían a ser negativos, tanto en el caso del plan de Tajo como en el del real decreto.

Así las cosas, el Consell reitera de manera rotunda su petición al Gobierno de España para «que se cumpla lo aprobado en la última reunión del Consejo Nacional del Agua, porque ese acuerdo garantiza el mantenimiento del trasvase Tajo-Segura, que para la Generalitat es una cuestión prioritaria e irrenunciable».