La economía valenciana crecerá un 4,3% en 2022 impulsada por el turismo

València (EFE).- La economía valenciana crecerá en 2022 un 4,3 por ciento, medio punto más de lo esperado hace unos meses, por la aceleración puntual en el segundo trimestre del año por el efecto positivo sobre el consumo de la vacunación generalizada contra la covid-19, que ha beneficiado sobre todo a las comunidades autónomas turísticas, y el «buen tono» de la afiliación.

La Comunitat Valenciana, a pesar del riesgo de recesión económica en Europa, seguirá manteniendo un crecimiento positivo en 2023 pero con una revisión a la baja y una rebaja del 1,8 % al 0,7 %, según el último informe de BBVA Research «Situación Comunitat Valenciana», presentado este martes en València.

El responsable de análisis económico de BBVA Research, Rafael Doménech, ha precisado que las previsiones apuntan a que la Comunitat Valenciana alcanzará el nivel de actividad económica previo a la pandemia en 2023 antes que en el conjunto de España, que se prevé para 2024.

Tasa del paro del 13,9%

De cumplirse estas previsiones la Comunitat Valenciana crearía unos 87.000 nuevos empleos anuales entre 2021 y 2023, y la tasa de paro se situaría en un 13,9 %, añade el informe.

Estas previsiones, precisa, podrían ser superadas a medida que se solucionen los «cuellos de botella» en el comercio internacional por el precio de la energía y las materias primas y si no se producen incrementos adicionales de la incertidumbre, gracias al impulso de las exportaciones de bienes a lo largo de 2023.

Doménech ha manifestado que a pesar de los «riesgos» por la elevada inflación, el impacto que pueda tener sobre las decisiones de los agentes privados, la ejecución de los fondos europeos o el pequeño efecto la subida de los tipos de interés del Banco Central Europeo, las perspectivas siguen siendo «optimistas» para el conjunto de 2023, con un crecimiento positivo en la Comunitat.

Así, BBVA Research revisa a la baja su previsión de crecimiento del PIB de la Comunitat Valenciana al 0,7 % (1,1 puntos menos), tres décimas por debajo de la media nacional, que se sitúa en el 1 %.

El diferencial negativo de crecimiento con España se debería a unas perspectivas peores para el turismo, en particular el extranjero, como consecuencia de la desaceleración de la demanda europea. Sin embargo, a finales de 2023, el PIB se situará casi dos puntos por encima de los niveles precrisis.

El informe señala asimismo que, tras haber superado los dos dígitos en junio, la inflación comienza a desacelerarse y el dato de septiembre muestra una nueva reducción hasta el 9 % en la Comunitat.

La inflación seguirá alta, según el informe de la economía

Sin embargo, pese a esta mejora la inflación se mantendrá elevada durante un tiempo y presionará al alza los salarios y los costes, aunque el informe considera que podría acortarse si se consigue romper la dinámica alcista de los costes energéticos.

El crecimiento salarial pactado en convenio se ha acelerado en los últimos meses, pero por debajo de la inflación, añade.

Doménech ha indicado que las comunidades autónomas con especialización en producción de bienes exportables y con un mayor número de vacantes sin cubrir están acelerando el crecimiento salarial, lo que las expone a mayores pérdidas de competitividad, y la Comunitat Valenciana estaría entre las regiones donde los salarios están creciendo más.

El informe señala además que si no se producen incrementos adicionales de la incertidumbre, las exportaciones de bienes deberían comenzar a acelerarse a lo largo de 2023, y considera necesario agilizar la implementación de los fondos europeos Next Generation, ya que a medio plazo el sesgo dependerá de las reformas que se adopten en los próximos meses.

Alerta por último de la falta de mano de obra cualificada, sobre todo en sectores relacionados con las nuevas tecnologías, científicos de datos o con la tecnología de la comunicación e información, pero también en el transporte o la hostelería, ha señalado Doménech.

Edición web: Macarena Lázaro